La médica oftalmóloga Alejandra Desio, titular del Instituto Ofatlmológico Castroviejo y jefa del Servicio de Oftalmología del Hospital San Martín, se acogió a la suspensión del juicio a prueba –probation– en la causa en la que se buscó dirimir cómo fue que 12 pacientes de PAMI, que habían sido asistidos en ese centro asistencial, terminaron con graves problemas de la visión, hecho que se conoció en mayo de 2015.

Este martes el juez Jorge Barbagelata dispuso la suspensión del juicio a prueba –probation– en la investigación que llevó adelante el fiscal Gervasio Pablo Labriola, y condenó a la médica a realizar tareas comunitarias, en el Instituto Santa Rafaela María, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y además a pagar indemnizaciones a los pacientes afectados, que van de los 20 mil a los 30 mil pesos, que cancelará en seis cuotas, según publica El Once.

El acuerdo fue alcanzado entre el fiscal Labriola y el abogado defensor de Desio, Jorge Legascue, y referendado por el juez  Barbagelata.
El caso se remonta a mayo de de 2015: doce afiliados de la obra social PAMI denunciaron una mala praxis en cirugías de cataratas que derivaron en una pérdida de la visión. Una pericia realizada por profesionales del Departamento Médico del Superior Tribunal de Justicia (STJ) determino la existencia de una disminución estable y grave de la visión en ocho pacientes que habían sido atendidos por la directora del instituto. En todos los casos se constató una infección por una bacteria que afectó la visión de los pacientes que se sometieron a una cirugía en el Instituto Castroviejo el 7 de mayo de ese año.

Tras la denuncia de los pacientes, el PAMI tomó la decisión de eliminar de la cartilla de prestadores a la única clínica que daba cobertura oftalmológica a los casi 80 mil afiliados que la obra social tiene en la costa del Paraná.

Conocida la denuncia, la clínica admitió en un comunicado que “algunos de los pacientes intervenidos el día 7 de mayo de 2015 tuvieron una evolución diferente a la esperada con posterioridad a las 24 horas de la cirugía. Por tal razón, se realizó un estricto seguimiento de los mismos durante las próximas horas, debiendo considerar, por la calidad de los hallazgos y la evolución, que podría tratarse de un proceso infeccioso. Ante ello, se procedió a la inmediata aplicación del protocolo médico que amerita el caso, que implica la realización de una vitrectomía con aplicación de sustancias antibióticas específicas intraoculares conforme impone protocolo médico, y una vez obtenidos los resultados preliminares, se procedió a la prescripción de la terapéutica local y sistémica acorde con el resultado de laboratorio”.

La médica Alejandra Desio –que a su vez es jefa del Servicio de Oftalmología del Hospital San Martín– quedó procesada por el delito de lesiones graves culposas, en su condición de directora médica del instituto y como ejecutora material de las operaciones en las que resultaron afectados los pacientes. Se le imputan las afecciones que sufrieron ocho pacientes, aunque una pericia de parte admite problemas en seis de ellos.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.