Los defensores del intendente de Paraná Sergio Varisco presentaron este lunes la apelación al procesamiento dictado por el juez federal Leandro Ríos en el marco de una causa que investiga las ramificaciones de la banda narco liderada por Daniel “Tavi” Celis.

El 18 de junio último, Ríos dictó el procesamiento, y en su resolución, el magistrado señaló que entre el mes de septiembre de 2017 y el 2 de mayo de 2018 un grupo de personas comandadas por Celis, junto a Varisco, Bordeira y Hernández “comercializaron de manera conjunta y organizada – entre sí y con personas cuya identidad y rol aún no se ha podido establecer– estupefacientes cocaína en diversas cantidades, asumiendo y ejerciendo diversas funciones de organización, financiación, provisión, distribución, aprovisionamiento, almacenamiento, abastecimiento, venta, reventa y compra del referido tóxico a distintas personas en la ciudades de Paraná y Concordia de la provincia de Entre Ríos y desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

 

Según el juez Ríos, la cocaína, era suministrada desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, “por expresas indicaciones y/o solicitudes de Daniel Andrés Celis, quien al momento de los hechos se encontraba detenido en la Unidad Penal Nº 8 de la ciudad de Federal, provincia de Entre Ríos, quien adquiría el estupefaciente, financiaba la actividad de comercialización con fondos provenientes del acuerdo celebrado los primeros días de septiembre de 2017 con el Intendente de la ciudad de Paraná Sergio Fausto Varisco, secundado por el concejal municipal Héctor Pablo Hernández y la Sargento 1º de la Policía de la Provincia de Entre Ríos –activo efectivo afectada en comisión de servicio al Área de Seguridad de la Municipalidad de Paraná– Griselda Noemí Bordeira y, complementariamente, con fondos propios generados por la actividad ilícita de la organización que dirigía y luego encomendaba el transporte de las distintas remesas del estupefaciente a diversas mujeres de mediana edad cuya identidad aún no ha podido establecerse, como así también al propio proveedor Wilber Figueroa Lagos, quien al menos en dos oportunidades, concretamente los días 20 de abril y 2 de mayo de 2018, trasladó personalmente y sin valerse de las mencionadas mujeres, diversas cantidades de cocaína, entre las cuales se incluye el tóxico secuestrado en la residencia de Daniel Andrés Celis y Luciana Ernestina Lemos”.

 

Pero el mismo día lunes, cuando el juez Ríos dictó el procesamiento de Varisco, se presentó “Tavi” Celis ante el magistrado de forma espontánea  y desvinculó al intendente Varisco, a Hernández y a Bordeira.

 

En función de esa novedad, los abogados Miguel Ángel Cullen y Rubén Alberto Pagliotto hicieron una presentación ante el juez Ríos y peticionaron la “revocatoria del procesamiento” en la causa “Celis Daniel Andrés y otros s/Infracción Ley 23.373”.

Pero el magistró denegó el planteo.

Ahora, la apelación se dirige a la Cámara Federal de Apelaciones, que deberá resolver el incidentes.

En el escrito que presentaron los abogados Rubén Pagliotto y Miguel Cuellen llaman la atención “al farragoso escrito que hoy impugnamos, que consta de casi 300 fs., y que permanentemente realiza saltos en la línea temporal, tomando como prueba de cargo conductas de hace más de 8 años, descontextualizando así las mismas, de una manera que al menos llama poderosamente la atención de esta defensa”.

El escrito señala que para el juez Ríos existió “un acuerdo político entre la coalición Cambiemos y el Movimiento Vecinalista del Oeste (M.V.O.), representados por Varisco-Hernández y Celis respectivamente, mediante el cual éste realizaba distintos aportes a la campaña electoral del año 2015, pretendiendo luego que (de ganar) se le den determinadas prerrogativas traducidas (aparentemente) en la obtención de contratos para miembros del M.V.O”.

Pagliotto y Cullen niegan la existencia de tal “acuerdo”, y sí dan cuenta de mensajes “intimidantes” de parte de Celis a partir de las escuchas judiciales. Y señalan que “no existe a lo largo de todo el expediente, ningún indicio que ese supuesto ´arreglo´ tenga que ver con el financiamiento de actividad ilícita alguna”.

Los letrados indican que “jamás existió ningún tipo de acuerdo entre Sergio Fausto Varisco y Daniel Celis”.

Con prueba argumental voluminosa, la defensa pretende contradecir uno a uno los argumentos utilizados por el juez para cargar sobre las espaldas de Varisco de ser el financista de una banda narco en la ciudad.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.