María Aranzazú Barrandeguy, la hija del abogado Raúl Barrandeguy, defensor técnico del exgobernador Sergio Urribarri en las muchas causas por corrupción que enfrenta en la Justicia, sería promovida por el Ministerio Público Fiscal al cargo de fiscal coordinadora, en reemplazo de Alejandro Joel Cánepa, que accedió a un lugar como camarista en el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Paraná.

Cánepa fue propuesto por el Superior Tribunal de Justicia (STJ) para ocupar un lugar en el Tribunal de Juicios y Apelaciones tras la jubilación del juez Daniel Julián Antonio Malatesta. De ese modo, Cánepa pasaría a integrar ese organismo en el que ya están Pablo Andrés Vírgala, José María Chemez, Alejandro Diego Grippo, Gustavo Román Pimentel, y los exfiscales Rafael Martín Cotorruelo, Gervasio Pablo Labriola y María Carolina Castagno. La novedad sobre la incorporación de Cánepa la divulgó el sitio Página Judicial.

Cánepa había concursado en el Concurso N° 167 del Consejo de la Magistratura por ocupar uno de los cinco lugares del Tribunal de Juicios y Apelaciones de Paraná, y había quedado en el sexto lugar. Producida la primera vacante, le ofrecieron ocupar el lugar que dejó Malatesta, y aceptó, siguiendo el orden de la lista del Consejo de la Magistratura.

Cánepa deja vacante la fiscalía de coordinación en temática contencioso administrativa -equipo en el que trabajan, además, los fiscales Patricia Yedro y Gonzalo Badano- y a ese lugar iría ahora María Aranzazú Barrandeguy. En el caso de que se dé ese corrimiento -en la Procuración todavía lo manejan en potencial-, las designaciones serían en carácter interino. Cánepa va como interino al lugar que dejó vacante Malatesta. Y también Barrandeguy asumiría como fiscal de coordinación con esa peculiaridad: sin titularizar.

Será, así, la tercera mujer que ocupa ese cargo: ya son fiscales de coordinación en Paraná Mónica Elizabeth Carmona y Matilde Federik, a quienes se agrega Álvaro Piérola.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.