El cartel, inclinado, a punto de caer, dice: “Aguas profundas”. Atrás, enseguida nomás, está el río, y al costado, un chancho que duerme, plácido, un sueño profundo, bajo el sol de mediodía. Un sueño profundo que nada ni nadie altera.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.