“Hoy la Iglesia en todo el mundo -también en nuestra Arquidiócesis- está sufriendo un largo y doloroso proceso de purificación, marcado por el dolor y el escándalo causados por graves pecados y delitos de algunos de sus miembros. Hemos condenado repetidamente esas situaciones, y seguiremos haciéndolo, poniendo los medios que estén en nuestras posibilidades para evitar que estos hechos se repitan y para acompañar a quienes más han sufrido en la Iglesia”.

El texto forma parte de una carta pastoral del arzobispo de Paraná, Juan Alberto Puiggari, dirigida a los católicos en el comienzo de la Cuaresma -el próximo miércoles 6, Miércoles de Ceniza, los 40 días previos a la Pascua- en el que aborda nuevamente el impacto sobre el clero de los graves casos de abusos a menores por parte de sacerdotes. Dos de los dirigidos por Puiggari, Juan Diego Escobar Gaviria y Justo José Ilarraz, fueron condenados, en 2017 y en 2018, respectivamente, a 25 años de prisión por gravísimos casos de corrupción de menores que tenían a su cargo.

No son los únicos salpicados por los escándalos. El 20 de marzo, en el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Concepción del Uruguay, se sentará en el banquillo de los acusados el cura Marcelino Ricardo Moya, por los hechos ocurridos mientras fue vicario de la parroquia Santa Rosa de Lima, de Villaguay, y docente en el Colegio La Inmaculada. Y en Nogoyá se abrió un proceso contra un sacerdote que estuvo bajo el mando de Puiggari, pero que ya no: se fue a refugiar a Colombia. Se trata de Hubeimar Rua Alzate, de la Cruzada del Espíritu Santo, el mismo consorcio católico al que pertenece Escobar Gaviria.

Ajeno a las críticas de los sobrevivientes de los abusos, Puiggari se muestra convencido de que la Iglesia de Paraná hizo cuanto pudo y colaboró a pie juntillas con los pedidos de la Justicia. “Si bien de un modo u otro todos experimentamos las consecuencias de este proceso, íntimamente sabemos que la voluntad del Padre es que nos revistamos de humildad y fortaleza para atravesar el momento, confiados en el triunfo final de la Resurrección, del que ya podemos ver muchos adelantos si, enfrentando el miedo y la confusión, abrimos los ojos a las realidades espirituales de la Fe, la Esperanza y la Caridad”, dice la carta pastoral.

“Los vaivenes y zarandeos de la barca muchas veces son violentos y amenazan tirarnos por la borda -asegura Puiggari-, pero adquieren profundo sentido en los insondables designios de la misericordia de Dios. Con la mirada fija en Él, sabemos que siempre saldremos adelante y que estaremos unidos en la verdad y el amor fraterno. Eso nos dará las fuerzas para seguir sembrando la semilla del Evangelio en cada rincón de nuestra Iglesia arquidiocesana. Y recibiremos también a todos aquellos que corran el peligro de naufragar en medio de las tempestades de este mundo y quieran subir a nuestra barca, pequeña y pobre, pero alegre y confiada porque sabe que lleva al Señor a bordo. Y Él no abandona nunca su barca”.

Luego, lanzó una invitación: “Las puertas están abiertas para todos; con humildad y sabiendo que, a pesar de todo, el Señor nos sigue llamando a purificarnos y a renovar nuestro compromiso por el hermano que sufre y por el más pequeño y vulnerable. A todos, sin distinción, quiero pedirles que acompañen con su compromiso y oración este proceso de purificación, desde la verdad y la misericordia”.

Y agregó: “A aquéllos que se sienten abandonados y desilusionados por la Iglesia, o que han sido víctimas de las miserias de sus miembros, quisiera decirles que los comprendemos y nos duele su situación. Los invito a descubrir que el Señor sigue valiendo la pena y nos trae su Vida en plenitud; que es el único capaz de curar todas las heridas y hacer nuevas todas las cosas, incluidas nuestras vidas. Ustedes son nuestros hermanos y queremos ofrecerles todo lo que la cercanía fraterna es capaz de dar en una familia”.

Más adelante, comparó la situación de las víctimas de abusos con el trabajo burocrático de sus sacerdotes, y resaltó la tarea de los miembros del clero, “que entregan sus vidas con alegría, muchas veces en medio de la incomprensión y de una crítica y sospecha martirizantes capaces de causar un enorme cansancio y de minar el entusiasmo propio del amor a Dios”.

La carta olvida, de modo enfático, la palabra “perdón” dirigida a las víctimas de los abusos de los sacerdotes que dependen de Puiggari.

El fallo condenatorio del cura Ilarraz apunta directamente al encubrimiento de la cúpula eclesiástica, al sostener que “coadyuvó como elemento facilitador del plan de Ilarraz, la posición asumida por sus superiores y pares actuantes al tiempo de los hechos; ya que sin su omisión el acusado no hubiera podido cumplir sus designios delictivos con la libertad e impunidad con que lo hizo. En efecto, el hecho que los superiores del acusado (el ahora cardenal Estanislao Karlic, el ex rector del Seminario, Luis Jacob), y sus pares (el arzobispo actual Juan Alberto) Puiggari y el resto de los sacerdotes que se encontraban en el Seminario cumpliendo funciones vinculadas a las actividades propias de éste), consintieran que Ilarraz fuera profesor, prefecto disciplinario, director espiritual y confesor de los menores, lo cual ocurría a la vista de todos ellos, constituye incluso para un lego, una situación incompatible con la formación sana en mente y espíritu, por ende, reprochable, en aquellos que estaban obligados, ya sea como responsables directos o indirectos, de la educación y formación como personas y futuros sacerdotes de esos niños”.

 

 

 

 

Acá, el texto completo de la carta pastoral:

Un camino de renovación

A pocos días de iniciar la Cuaresma, quisiera reflexionar con ustedes sobre la gran oportunidad de renovación e impulso que la Iglesia propone a sus fieles en este tiempo tan particular. En cada Cuaresma, el Señor recorre el camino de preparación para su Pasión, muerte y Resurrección, con las cuales concretará la Redención de la humanidad. Camino difícil, duro, inquietante, pero que va adquiriendo cada vez más sentido a medida que se va acercando a la meta. Camino que también prefigura el arduo peregrinar del hombre ya redimido, hacia la vida plena que ganó para él el Redentor. Por eso, el tiempo de Cuaresma es siempre propicio para reflexionar sobre el sentido de nuestra peregrinación y sobre la certeza de nuestra esperanza final.

Hoy la Iglesia en todo el mundo -también en nuestra Arquidiócesis- está sufriendo un largo y doloroso proceso de purificación, marcado por el dolor y el escándalo causados por graves pecados y delitos de algunos de sus miembros. Hemos condenado repetidamente esas situaciones, y seguiremos haciéndolo, poniendo los medios que estén en nuestras posibilidades para evitar que estos hechos se repitan y para acompañar a quienes más han sufrido en la Iglesia.

Si bien de un modo u otro todos experimentamos las consecuencias de este proceso, íntimamente sabemos que la voluntad del Padre es que nos revistamos de humildad y fortaleza para atravesar el momento, confiados en el triunfo final de la Resurrección, del que ya podemos ver muchos adelantos si, enfrentando el miedo y la confusión, abrimos los ojos a las realidades espirituales de la Fe, la Esperanza y la Caridad.

Vemos entonces, con enorme gratitud, que la obra que el Espíritu Santo sigue perseverantemente realizando a través de la Iglesia nos supera, nos trasciende, nos asombra, nos conmueve. ¿Cómo no conmoverse frente a los cientos de fieles que ofrecen su tiempo en tantas capillas de adoración perpetua que hay en nuestra Arquidiócesis? ¿O con el entusiasmo imparable de los jóvenes que regalan sus vacaciones para llevar el mensaje de esperanza a tantos hermanos alejados, niños en situación de vulnerabilidad, en movimientos, instituciones? ¿Cómo no dar gracias con todo el corazón por la obra de Caritas y tantas instituciones eclesiales que ponen enorme empeño en acudir con su asistencia y contención allí donde hay más necesidad, extrema pobreza, desempleo, catástrofes climáticas? ¿Cómo no asombrarnos por todo el bien que la Iglesia es capaz de hacer a través de la entrega de quienes, con esfuerzo y alegría, se hacen eficazmente cercanos a los hermanos que intentan salir de la esclavitud de las adicciones, visibilizado en centros, casas y lugares de conversión? ¿O tantos laicos que se juegan para defender y promover la vida -toda vida- desde el primer momento, o voluntarios que se acercan a las mujeres en conflicto con su embarazo para apoyarlas, sostenerlas, facilitarles el camino hacia una maternidad plenificante? ¿Cómo no admirarnos ante tantas familias que luchan día a día, en medio de dificultades de todo tipo, para poder mantener un testimonio cristiano que sea luz para otras familias y que muestre que todavía es posible educar a los hijos en la fe, el respeto y el compromiso con los valores más nobles? ¿Cómo no reconocer con agradecimiento la labor de tantos profesionales que juegan sus trabajos y su comodidad por no ceder a presiones indebidas y poder conservar la libertad para manifestar la verdad y lo correcto sin importar las consecuencias? Me viene a la mente aquí la imagen de tantos educadores que, en un clima adverso, no pierden el entusiasmo que les da su vocación gozosa al servicio de los más jóvenes. ¿Y qué decir del testimonio y la entrega de tantos sacerdotes y consagrados que, en el silencio y la entrega a veces martirial de cada día, dejan su vida, su salud, sus preferencias humanas, por servir a los demás? Y así podría señalarles comunidades, escuelas, grupos y personas que emocionan con su trabajo desinteresado por el otro en bien de la Iglesia.

Mi primera reacción ante todo esto es de conmovido reconocimiento y gratitud por estos dones del Señor a nuestra Iglesia arquidiocesana, la que desearía fuese también experimentada por todos ustedes como parte del camino cuaresmal.

Por eso quisiera hacer un llamado concreto a todos los fieles para a seguir caminando juntos y profundizar en esta Cuaresma nuestro Bautismo y así poder seguir dando abundantes frutos. Porque el Señor nos sigue asegurando su presencia en la barca de la Iglesia y nos sigue pidiendo incansablemente que no dejemos de navegar mar adentro y de echar las redes: que no nos instalemos en la comodidad, que no aflojemos en el desánimo, que no perdamos el rumbo en la confusión. Los invito a que mantengamos los ojos fijos en Él: que nada, absolutamente nada, sea capaz de apartar la mirada de Su rostro tranquilizador.

Los vaivenes y zarandeos de la barca muchas veces son violentos y amenazan tirarnos por la borda; pero adquieren profundo sentido en los insondables designios de la misericordia de Dios. Con la mirada fija en Él, sabemos que siempre saldremos adelante y que estaremos unidos en la verdad y el amor fraterno. Eso nos dará las fuerzas para seguir sembrando la semilla del Evangelio en cada rincón de nuestra Iglesia arquidiocesana. Y recibiremos también a todos aquellos que corran el peligro de naufragar en medio de las tempestades de este mundo y quieran subir a nuestra barca, pequeña y pobre, pero alegre y confiada porque sabe que lleva al Señor a bordo. Y Él no abandona nunca su barca.

Quiero invitarlos con fuerza a que dediquemos siempre un tiempo a rezar intensamente unos por otros: ¡Que bien nos hace el sabernos sostenidos por los hermanos! Corrijámonos fraternalmente cuando haga falta; y también alentémonos. Y, sobre todo, salgamos cada vez más hacia el otro: ¡hay tanto sufrimiento en el que está lejos de Cristo en su vida! Nosotros sabemos que esa distancia es el origen de todo dolor, de todo daño, de todo pecado y sinsentido en la vida del hombre.

La Iglesia en la Arquidiócesis de Paraná quiere en esta Cuaresma renovar su compromiso de seguir al Señor, ser testigos de la verdad y apoyo para todos los que sufren y han sufrido. Las puertas están abiertas para todos; con humildad y sabiendo que, a pesar de todo, el Señor nos sigue llamando a purificarnos y a renovar nuestro compromiso por el hermano que sufre y por el más pequeño y vulnerable.

A todos, sin distinción, quiero pedirles que acompañen con su compromiso y oración este proceso de purificación, desde la verdad y la misericordia.

A los que incansablemente trabajan por la Iglesia y llevan adelante todo tipo de iniciativas por sus hermanos les quiero dar las gracias especialmente. Constituyen, ciertamente, una gran luz de esperanza para nuestra Iglesia.

A las familias y a los jóvenes, que insisten alegremente en hacer de sus vidas y sus comunidades testimonios vivos del amor del Señor y de respuesta generosa y desinteresada a su llamado, quisiera alentarlos a seguir al Señor mar adentro y a marcar un rumbo para tantos jóvenes y familias desorientados y abatidos.

A aquéllos que se sienten abandonados y desilusionados por la Iglesia, o que han sido víctimas de las miserias de sus miembros, quisiera decirles que los comprendemos y nos duele su situación. Los invito a descubrir que el Señor sigue valiendo la pena y nos trae su Vida en plenitud; que es el único capaz de curar todas las heridas y hacer nuevas todas las cosas, incluidas nuestras vidas. Ustedes son nuestros hermanos y queremos ofrecerles todo lo que la cercanía fraterna es capaz de dar en una familia.

Y a tantos sacerdotes, consagrados y diáconos de la Arquidiócesis, que entregan sus vidas con alegría, muchas veces en medio de la incomprensión y de una crítica y sospecha martirizantes capaces de causar un enorme cansancio y de minar el entusiasmo propio del amor a Dios, quisiera decirles que camino al lado de ustedes y que sufro cada dolor que los aflige como un padre se siente dolido por todo lo que agobia a sus hijos. Los sigo invitando hoy más que nunca a tener la mirada levantada hacia el Señor, de tal modo que Él sea quien nos mantiene irresistiblemente unidos en el amor, y quien hace que todas las incomprensiones y las contrariedades de la vida sean poco al lado de la firmeza con la que somos fijados junto a su corazón.

En cuando a mí, Dios me puso en este momento al frente de la Iglesia arquidiocesana de Paraná, con todas mis limitaciones humanas, que intento superar día a día. Acepto las tensiones de este tiempo, en el que trato de poner todos los medios posibles para llegar a la verdad y la justicia. Sepan que doy gracias a Dios por todos ustedes y los llevo cada día en mi oración: estoy a su servicio y que cuentan con todo mi amor de padre y pastor. Les pido que recen por mí y que sepan perdonar mis errores, porque no se trata de mí sino de que Él brille y actúe con su poder.

Que durante la Cuaresma, junto a María, Nuestra Señora del Rosario, podamos reflexionar sobre todo esto y renovar una vez más la acción de gracias, la alegría y el entusiasmo por las promesas y los dones del Señor en nuestras vidas y en la de nuestra querida Iglesia arquidiocesana.

 

Mons. Juan Alberto Puiggari

Arzobispo de Paraná

 

 

 

Foto: Arzobispado de Paraná

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.