“Casi no dormí pensando en este programa”.
Con esa frase, Mirtha Legrand cerró este sábado su programa, La Noche de Mirtha Legrand. Se los dijo a Néstor García y Andre Lescano, los papás de la estudiante Micaela García, asesinada en Gualeguay, un caso que logró repercusión nacional y un vendaval político y judicial en Entre Ríos.
“Micaela estará aquí con nosotros”, dijo Legrand, al cerrar en un tono apesadumbrado el programa, en los primeros minutos de este domingo, en el envío que salió este sábado por la noche, a través de la pantalla de Eltrece.
Néstor García admitió, sentado a la mesa del programa que logró picos de 8,7 puntos de rating, que no resultó fácil ir por cuanto hubo muchas críticas hacia su presencia allí, pero que de todos modos con su esposa decidió asistir igual.
A lo que Legrand acotó: “Yo insistí mucho para que vinieran y no fue fácil convencerlos, debo admitirlo”.

Néstor García y su esposa, Andrea Lescano, contaron que armarán una fundación para “poder lograr los sueños que ella tenía”. Criticaron las leyes que permitieron la salida de la cárcel de Sebastián Wagner.

“Lo que falla es el sistema”, afirmó el papá de la joven, que fue asesinada por Sebastián Wagner, un hombre que estuvo preso por haber violado a dos mujeres pero que salió de la cárcel tras ser liberado por el juez Carlos Rossi.
“Creo que estamos corriendo atrás de los problemas. Los gobernantes se ponen a trabajar cuando pasan las cosas. Nosotros podemos cambiar las leyes pero el tema es el machismo que hay en la sociedad”, dijo.

“Lo primero que se pensó cuando desapareció fue que se había ido con algún muchacho. Después, el hecho de la policía cuando va alguien a hacer una denuncia, es una complicación. Días antes del crimen otra persona fue a denunciar a Wagner. Si se hubiera actuado bien, mi hija estaría viva”, agregó.

“Mi tranquilidad es que a Mica la acompañé en todo lo que pude. Cuando suceden estas cosas veo que todas esas esperas durante la madrugada valieron la pena”, dijo, visiblemente entristecida, Andrea Lescano.

También contaron que recibieron un llamado del Papa Francisco. “Nos llamó el Papa. Pero le corté dos veces porque no creía que era él. ‘Habla el Papa’, me dijo. Me puse a llorar. Hablamos 5 minutos pero para mi fueron como 20. Nos trajo mucha paz”, dijo García.

Embargado por el dolor a causa de la muerte de su hija, el papá de Micaela ofreció una declaración por demás dolorosa: “Yo creo que ella (Micaela) muere por resistirse a la violación, porque según los antecedentes de Wagner, él las violaba y las dejaba”.

Wagner ya había sido acusado de dos violaciones por las cuales había sido castigado con ocho años de cárcel, de los que solo cumplió cuatro. Tras ser liberado por decisión del juez entrerriano Carlos Rossi, violó y mató a Micaela.