El gobernador Gustavo Bordet valoró el trabajo hecho por los legisladores que participaron del Jurado de Enjuiciamiento que tuvo la tarea de someter a jury al juez de Ejecución de Penas de Gualeguaychú, Carlos Alfredo Rossi, absuelto luego de atravesar un proceso de acusación por falta de idoneidad y mal desempeño tras firmar una resolución que supuso la libertad del reo Sebastián Wagner, el 1° de abril de 2016, quien purgaba una condena a 9 años de prisión por dos violaciones. Ya en libertad, el 1° de abril de 2017, Wagner asesinó a la estudiante Micaela García, en Gualeguay, crimen por el cual fue condenado, en octubre pasado, a prisión perpetua.

El Jurado de Enjuiciamiento absolvió a Rossi de las ocho acusaciones que pesaban en su contra con el voto de cuatro de los siete jueces: los miembros del Superior Tribunal de Justicia (STJ) Daniel Carubia, Miguel Giorgio y Germán Carlomagno, más Roberto Beherán, en representación del Colegio de Abogados. En cambio, votaron por la destitución, en minoría, el exfiscal de Estado y representante de los abogados Jorge Campos, la diputada Ester González y el senador Daniel Olano. Bordet se ocupó de resaltar el voto de González y Olano, que quedaron en minoría.

“Los funcionarios públicos tenemos una responsabilidad, y cuando nos equivocamos tiene que haber una sanción. Lo digo como cualquier vecino y también como padre. Porque hay situaciones que no pueden tolerarse. Por eso valoro mucho el trabajo que hicieron los legisladores que integraron el Jurado de Enjuiciamiento que analizó el desempeño del juez Rossi, porque en ellos recayó la tarea de representar a la gente. Y lo hicieron de una manera muy clara, en la misma línea de lo que creemos muchas personas”, dijo el Gobernador. 

“También es importante destacar -agregó- que aquí se juzgó conforme a derecho. Funcionaron las instituciones, prevaleció un criterio jurídico que es razonable, que es atendible, pero yo creo que hay otras cuestiones que también deben merituarse. Nos duele mucho lo de Micaela. Una vida plena, joven, con las posibilidades de desarrollo, de compromiso y la verdad que nos duele a todos, por eso decimos que cuando quien ejerce una función pública, cualquiera sea el lugar que nos toca, a mi como gobernador, a cualquier persona desde su sitio de trabajo, tenemos que ser responsables por los actos y cuando nos equivocamos tiene que haber una sanción”.

 

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.