El Hospital San Martín ya no permite más que los “sin techo” puedan pernoctar en los amplios pasillos que dan a calle Presidente Perón.

Desde el jueves 2 de agosto, una guardia policial está apostada en el ingreso y no permite más el paso de los indigentes que pernoctan en el nosocomio. Según la ONG Suma de Voluntades, a diario unas 20 personas dormían en ese lugar, pero ahora deberán procurar un lugar alternativo, como pueden ser alguno de los dos albergues con los que cuenta la Municipalidad de Paraná.

Adriana Benmelej, secretaria técnica del Hospital San Martín, justificó la medida en las situaciones de robo y agresiones que se producen en la institución. Según dijo a LT14, el hospital permanecerá abierto entre las 6 y las 18, pero a partir de esa hora sólo se permitirá el ingreso al personal autorizado.

Noelia Caminos, voluntaria de Suma de Voluntades, dice que a diario la ONG atiende a 50 personas que reciben su plato de comida en la Plaza del Bombero, y otras 20 en el Hospital San Martín. “Van al hospital porque no tienen lugar para vivir. Ni siquiera un plato de comida tienen en el día, y por eso van al hospital”, cuenta.

A pesar de la restricción de las autoridades, Suma de Voluntades va a mantener al Hospital San Martín como punto de encuentro para entregar el plato de comida de todas las noches. “En esta situación, hay mucha gente que queda a la intemperie. A los que dormían adentro, le acercábamos el plato de comida; al resto de la gente que se acerca, se lo damos en la calle”, detalla.

-¿Alguna vez notaron situaciones de agresiones y violencia entre la gente que duerme en el hospital?

-Es un caso puntual. Una paciente psiquiátrica que todos conocen, que saben de sus actitudes agresivas, que nunca fue contenida ni tratada. Todos estaban enterados. Todos la conocemos. He presenciado situaciones violentas. Entendemos la medida que tomó el hospital. Pero es algo políticamente correcto, pero que deja afuera lo políticamente humano.

-Lo que se dice es que esta gente van a poder ir a los refugios.

-Son para hombres, y no hay lugares. Es poco. Son 20 camas, que no pueden alojar a todos. Con tanta gente en situación de calle, es imposible.

En junio último, la Municipalidad de Paraná puso en funcionamiento un nuevo refugio para las personas en situación de calle. Ubicado en Enrique Carbó 945, cuenta con diez camas. No es el único refugio disponible que ofrece el municipio, ya que también lo hace con la Residencia Madre Teresa de Calcuta, en Don Bosco 1714, la cual consta de 25 camas, para adultos mayores, que cubre desayuno, almuerzo, merienda y cena.

De acuerdo a un relevamiento que entonces dio a conocer el director general de Emergencia Social,  Miguel Biskupsky, “hay entre 40 y 50 personas en situación de calle (promedio de edad entre 25 y 40 años), de las cuales 10 no son oriundas de la ciudad de Paraná, sino que son de Concordia y Buenos Aires, que vinieron a probar suerte y se quedaron. El registro actual es que hemos localizado unas diez personas que están en la vía pública, después hay gente que pasan la noche dentro del Hospital San Martín, entre ellos algunos jóvenes, además de hombres con algunas adicciones y otras patologías, y que no quieren concurrir a ningún refugio”.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.