Milton Urrutia es una de los dos defensores que tiene el cura Juan Diego Esobar Gaviria en la causa penal que tiene en los Tribunales de Nogoyá por abuso a menores.

Enterado de la decisión de los fiscales Federico Uriburu y Rodrigo Molina, que este miércoles 26 remitieron la causa al juez de Garantías de Nogoyá, Gustavo Acosta, para que haga la remisión a juicio oral, descartó apelar en esta instancia.

“Queremos ir a juicio”, dice Urrutia, que trabaja en sociedad con el abogado Juan Pablo Temón en la defensa del sacerdote. “Tenemos una estrategia, y cuanto más rápido se dé el juicio, mejor. Por eso esperaremos el debate”, dijo a Entre Ríos Ahora.

Escobar Gaviria tiene cuatro denuncias por abuso a menores, hechos que habrían ocurrido mientras fue párroco de San Lucas Evangelista, en Lucas González, entre 2005 y finales de octubre de 2016. Su estrella de reconocido cura sanador en toda la provincia comenzó a apagarse en octubre último, cuando dos religiosas del Colegio Castro Barros San José se presentaron ante el defensor oficial de Nogoyá, Oscar Rossi, y efectuaron la primera denuncia por abuso en el que la víctima es un nene de 11 años.

El paso que siguió fue la decisión del arzobispo Juan Alberto Puiggari de suspenderlo, sacarlo de Lucas González y prohibirle oficiar misas en público. La investigación penal preparatoria avanzó con pruebas y testigos, y el viernes 21 de abril el juez Acosta firmó una resolución por la cual mandó a la Unidad Penal de Victoria al cura Escobar Gaviria. Le dictó prisión preventiva por 20 días, medida luego fue confirmada por el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguaychú, el domingo 23.

En su escrito ante el juez Acosta, los fiscales Uriburu y Molina resaltan que los hechos endilgados, “teniendo en cuenta los elementos detallados, encuadra prima facie en los delitos de corrupción de menores agravada por la condición de guardador (tres hechos) y abuso sexual simple agravado por ser cometido por un ministro de culto, todos ellos concursados realmente en calidad de autor”.

“Conforme surge de las constancias obrantes en estos actuados, existen elementos suficientes para sostener que los hechos enrostrados al imputado, tuvieron lugar en las circunstancias de tiempo, modo y lugar consignadas en las diversas imputaciones y que la autoría material y responsable del mismo se corresponde con el accionar del incurso Escobar Gaviria”, dice la acusación de los fiscales.

Conocida la presentación de los fiscales, este viernes adhirió con un pedido en igual sentido por parte del abogado querellante Mariano Navarro.

Con esos escritos –y sin ningún planteo de los defensores– el juez Acosta puede seguir tres caminos posibles: pedir que continúe la investigación penal preparatoria; elevar a juicio las actuaciones; o bien dictar el sobreseimiento, pero esto en el caso de que la defensa lo pida. Pero si no hay ninguna presentación, no hay posibilidades de apelar la remisión a juicio.

Pero para que el magistrado dicte el sobreseimiento debe existir “certeza absoluta”, dijo un miembro de la Justicia, de que Escobar Gaviria no cometió el delito, hecho que estaría descartado por cuanto el juez Arturo Dumón, del Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguaychú, confirmó la prisión preventiva que dictó Acosta, y para eso hay que acreditar que el imputado “tiene alta probabilidad de vinculación con la autoría del hecho que se le imputa”, añadió la fuente.

Así, la causa se encaminaría hacia el juicio, que se llevará a cabo en Gualeguay.

 

 

Fotos: Bonifacio Villarruel
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.