Los paranaenses suelen recostarse más sobre las faltas que sobre las reglas. El carril exclusivo del transporte se viola más de la cuenta, y la ocupación de ese espacio genera congestión en el tránsito. El otro asunto es el modo como estaccionan los automovilistas. Dejan sus autos donde se puede, donde les queda más cómodo. En Plaza Mansilla el Gobierno decidió desarticular esa monumental playa de estaccionamiento y recuperar el espacio como plaza pública. Pero hay automovilistas que insisten en dejar sus vehículos en la zona, y ahora han encontrado espacio en las veredas, sobre calle Laprida, y obligan a los peatones a transitar por la calle. Un modo cómo de solucionar el entuerto.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.