Es un clásico entre los estudiantes secundarios de la ciudad en los últimos años: los adolescentes se juntan en el día previo al inicio del ciclo lectivo -previsto para el lunes 5 de marzo- a festejar “el último primer día”.

Pero como ese acontecimiento suele estar rodeado de un consumo desmesurado de alcohol, las autoridades municipales quieren encauzar el festejo, y han organizado un encuentro, sin venta de alcohol, en la Costanera Baja.

En la tarea viene trabajando la Subsecretaría de Juventud, en conjunto con organismos oficiales, y la idea es preparar un espacio especial para que los jóvenes “celebren bajo un ámbito de seguridad y salubridad en la víspera del inicio del ciclo lectivo, el denominado último primer día”.

En la zona de la plaza Le Petit Pisant, en la Costanera Baja se montará un escenario para que un Dj pase música en la noche. Para que todo transcurra con normalidad, se impedirá el ingreso con bebidas alcohólicas a la Costanera, dijeron desde el gobierno de la ciudad.

Junto con la Policía de Entre Ríos, la Defensoría del Pueblo y la Asociación Vidaer, la Comuna diagrama un operativo especial para que el tradicional festejo sea ordenado. El principal objetivo es terminar con el excesivo consumo de alcohol y los actos de violencia generados en la vía pública por los adolescentes que celebran cursar el último año del secundario y de todos aquellos que concurren a este evento.
“Queremos que los jóvenes celebren en un espacio especial y bajo un ámbito de seguridad y salubridad evitando el ingreso de alcohol. Se va a instalar un escenario con un Dj que musicalice la noche”, señaló el subsecretario de la Juventud, Diego Beber. El funcionario añadió que la idea es “terminar con las actividades a las 2 de la mañana, que se desconcentre la multitud para que al otro día puedan comenzar las clases de forma ordenada, y no repetir como en años anteriores donde los alumnos ingresaban alcoholizados”.

Desde la Subsecretaría también se insta a las familias, a los mayores y a la comunidad en general a tomar conciencia sobre este tipo de festejos y aconsejar un buen comportamiento a los jóvenes.