La Ley Provincial de Educación N° 9.890 establece, en su artículo 43°, que el Consejo de Educación “garantizará en escuelas secundarias de adultos el funcionamiento de jardines maternales con el propósito de asegurar la permanencia y egreso de los alumnos y alumnos”.

Pero ese apartado de la ley no se cumple, y la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) viene exigiendo la apertura de jardines maternales en las escuelas de adultos, que funcionan a la noche, y de ese modo permitir que no se profundice la deserción y el abandono.

El tema ha llegado a la Justicia, y aunque en primera instancia ha encontrado cabida, lugeo el Superior Tribunal de Justicia (STJ) ha dado vuelta el fallo.

En marzo de 2017, la Sala de Procedimientos Constitucionales y Penal del STJ revocó la sentencia del exjuez de Familia Nº 1, Tulio Rodríguez Signes, que obligó al Estado a disponer jardines maternales en las escuelas secundarias nocturnas para que las alumnas mamá puedan estudiar y a la vez dejar a sus hijos en un sitio donde estén contenidos.
A esa resolución se llegó tras la apelación del Consejo General de Educación (CGE), que pidió revocar la sentencia de Signes por considerar que el amparo no era la vía idónea para el reclamo. El fallo revocatorio que le dio la razón al CGE fue dictado por los vocales Eduardo Carbó y Marcela Davite, mientras que Bernardo Ignacio Salduna se abstuvo de votar.

El fallo del juez Rodríguez Signes fue dictado el 1° de diciembre de 2016, haciendo lugar a un recurso de amparo presentado por un grupo de 21 alumnos de ocho escuelas nocturnas, cuya causa se caratuló “Godoy Gisela Elena y Otros c/Consejo General de Educación s/Acción de Amparo”. En esa sentencia, que ahora fue revocada, el magistrado había ordenado a Educación “dar efectivo cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 43° de la Ley 9.890 y en los artículos 128/134 de la resolución N° 3.945 con la modificación introducida al artículo 128 por Resolución N° 4.148”.

Los alumnos que promovieron el amparo contra el CGE por la falta de creación de jardines maternales pertenecen a las siguientes instituciones educativas: la Escuela Secundaria de Adultos Nº1 “Leandro N. Alem”, Escuela Secundaria de Adultos Nº2 “José Martí”, Escuela Secundaria de Jóvenes y Adultos Nº4 “Profesor Máximo Victoria”, Escuela Secundaria de Adultos Nº12 “Provincia de Neuquén” y Escuela secundaria de Jóvenes y Adultos Nº25 “Atahualpa Yupanqui”. Todas representadas por los abogados Gustavo Rein y Sebastián Eduardo Reyes.

La presidenta del Consejo de Educación, Marta Landó, ha cerrado la discusión y ha dicho que “no en todos los lugares se pueden abrir jardines maternales para poder ayudar a las chicas, pero que los llevan a los chicos y entre todos los cuidan les puedo asegurar. He visto a la mamá a veces con un chiquito medio dormido y ella haciendo las tareas, todo tipo de situaciones, como en muy poquitos lugares hay un acompañamiento a través de un maternal donde los pueden dejar. Pero si no, las mamás se las ingenian y los compañeros las ayudan a cuidar a los chiquitos”.

Le respondió Víctor Hutt, miembro de conducción de la seccional Uruguay de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), quien observó que el planteo de Landó es “para salir del paso”, y aseguró que hay varias escuelas con pedidos iniciados ante el CGE para la apertura de jardines maternales “sin respuesta, con los problemas edilicios resueltos por acuerdos con primarias que comparten edificios y hay total acuerdo para su utilización en el turno noche. Jamás se acercaron funcionarios del CGE para ver si existía el problema edilicio, dicho de esta forma suena a justificación del incumplimiento a través de una mentira”.

Hutt hacer notar que Landó expresa “que los llevan a los chicos y entre todos los cuidan les puedo asegurar”, y así “está diciendo que esto está bien, esta realidad se vive en todas las escuelas, pero no alcanza, convivir niños y bebés, que son cuidados entre todos, no es la situación esperada y además no alcanzan los esfuerzos. Muchas estudiantes madres abandonan porque la situación se hace insostenible; solo continúan las que soportan estas condiciones, que no son para nada adecuadas para los niños, para las madres, para el resto de los estudiantes, para los docentes y para los directivos, todos hacen el esfuerzo, pero para nada son condiciones aceptables dentro de la escuela. Pero más grave aún lo que encierra esta expresión, porque esos niños están dentro de la escuela en un espacio que no es adecuado, con riesgos para ellos, compartiendo baños con adultos. Nos preguntamos, si a los niños que están en un lugar que no corresponde les sucede algo, ¿quién será responsable? ¿El sumario o juicio será para Marta Landó o para el directivo que lo permitió?. Marta Landó declara que puede asegurar que esta situación existe, que los directivos están corriendo el riesgo de hacerse cargo de un accidente de los chicos, y lo dice así nomás. Desde ya aseguramos que utilizaremos esta declaración como defensa en el juicio que pudiera sufrir un directivo cuando a algún niño le suceda algo desagradable”, planteó el dirigente.

 

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.