Un grupo de directivos de escuelas del departamento Paraná se rebeló contra la orden del Consejo General de Educación (CGE) de obligarlos a actuar como agentes de información del ausentismo docente, y particularmente de los profesores que se adhieren a las medidas de fuerza.

Esa disposición está contenida en la resolución N° 2.565, dictada por el CGE en 2008, y que armó un diagrama de funciones de los directivos, y los puso en la obligación de tener que informar a diario las novedades en la plantilla de personal.

Ayer, la seccional Paraná de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) pidió al secretario de Gobierno, Germán Grané, que se derogue esa norma.

Ahora, la petición la hizo un grupo de directivos, que este martes se reunió en asamblea.

“Docentes en función directiva y de supervisión de las  escuelas de todos los niveles y modalidades del departamento Paraná, reunidos en asamblea en la seccional Paraná de Agmer, exigimos la derogación de las Resoluciones 2565 y 2566 del CGE y demás normas subsidiarias”, dice una declaración que dieron a conocer al término del cónclave.

“Desde que tomamos conocimiento de la existencia de esta norma, venimos  señalando su carácter de unilateral, inaplicable e injusta.  A esto agregamos que el descuento por días de paro atenta contra nuestro derecho al ejercicio del derecho de huelga consagrado por la Constitución Nacional”, señala el texto del documento.

Y agrega: “Esto ocurre en un contexto histórico en que el Gobierno de la provincia incumple con su obligación en el contrato laboral con el descalabro en las liquidaciones de nuestros salarios, problema que se ha repetido mes a mes desde octubre/16 y el SAC, producto de la privatización del servicio de liquidación del salario de los trabajadores de la educación.   Con la mayoría de los trabajadores de la educación percibiendo salarios por debajo de la línea de pobreza.  Con todas las consecuencias que esto conlleva y profundiza nuestra situación de precariedad laboral. Sobre todo, atento al carácter esencialmente alimentario del salario”.

“Responsabilizamos al gobierno de la provincia y al CGE por profundizar el clima de conflicto con actitudes hostiles, aumentando la tensión social –señalaron–. Advertimos que no estamos dispuestos a permitir que se avance con este atropello y responderemos con firmeza ante la continuidad de mediadas por parte d ela patronal que continúen violentando derechos”.
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.