El sábado 25 de mayo último fueron asesinados en Bajada Grande Luciano Álvarez, de 37 años; Miguel Aguirre, de 35 años, y Leonardo Martín Álvarez, de 29 años.

Por ese crimen fueron imputados Oscar Aníbal  Siboldi y sus hijos Maximiliano Alexis y Brian Exequiel Siboldi.

Este lunes, la Justicia resolvió mantener al padre en la Unidad Penal N° 1 de Paraná, pero a los hijos del hombre les aplicó prisión preventiva bajo la modalidad de arresto domiciliaria, que cumplirán en una vivienda de María Grande.

Así lo estableció la jueza de Garantías Marina Barbagelata durante una audiencia en los Tribunales de Paraná.

La decisión de la Justicia de aceptar que los Siboldi cumplan prisión preventiva en una vivienda del barrio Sur de María Grande generó una rebeiión de vecinos que este lunes por la noche se manifestaron frente a la Comisaría.

La jueza Barbagelata dispuso que sea prisión domiciliaria con tobillera electrónica.

A la mañana, un grupo de vecinos entregó un petitorio al intendente Hugo Main, que prometió poner al corriente del malestar a la ministra de Gobierno, Rosario Romero.

Por la noche, en una concentración autoconvocada, alrededor de medio millar se concentró frente a la Comisaría de María Grande.

“Los abajo firmantes, vecinos autoconvocados de María Grande, preocupados por la presencia de los hermanos Brian Exequiel y Maximiliano Alexis Siboldi para cumplir una prisión domiciliaria, queremos manifestar nuestra oposición a tal medida”, dice el texto del petitorio que pusieron en manos del comisario Mario Bértoli.

“Consideramos que ambos necesitan contención y rehabilitación adecuada, tratamiento del cual carecemos en la ciudad”, agrega el texto, y concluye: “No discriminamos, simplemente solicitamos el adecuado tratamiento para la recuperación pronta y segura de ambos”.

El periodista Miguel Sian quedó al frente de la convocatoria de vecinos. “No discriminamos, pero nos oponemos a que los Siboldi se establezcan acá”, dijo.

Cian se mostró sorprendido por un hecho: “Hace un mes llegó una familia que no es de María Grande, alquiló una casa en calle Las Calandrias, en barrio Sur, y la acondicionó. A esa casa van a ir los Siboldi. Yo me pregunto: quién se hace responsable de esta gente que llega. Tiene que haber una contención, una rehabiliación, alguien que esté con ellos. ¿Quién se hace responsable? ¿Quién nos va a cuidar a nosotros? No discriminamos. Pero todo tiene un límite”, dijo en diálogo con Entre Ríos Ahora.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.