La sede del Club Paracao, ubicado en Juan Baez al 700, fueron escritadas con grafittis en los que se denuncia una situación complejísima que derivó en el despido de una trabajadora.

Susana Lescano, secretaria de Acción Social de la Unión de Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles (Utedyc), relató que todo se originó tras una denuncia por abusos que plantearon cinco trabajadoras. Cuatro de las cinco denunciantes fueron dejadas cesantes, y el autor de los abusos, continuó desempeñándose en el club.

La quinta trabajadora debió someterse a un tratamiento psiquiátrico como consecuencia de las secuelas que soportó. Inició una demanda en la Justicia y logró que su abusador sea finalmente separado de su cargo de encargado en el Club Paracao.

La mujer, con diez años de antigüedad en el club, volvió a su puesto a finales de agosto pasado, pero al comenzar sus tareas se encontró con una mala nueva: la conducción del club le informó que prescindía de sus servicios.

La dirigente de Utedyc dice que desde el sindicato han hecho gestiones, pero que de momento ningún integrante de la comision directiva del club ha dado la cara, y por lo tanto no han obtenido ninguna repuesta. Y la solidaridad que empezaron a mostrar los compañeros de la despedida fue rápidamente sofocada con amenazas de más despidos.

El Club Paracao está presidido por Gustavo Tortul, el funcionario que estuvo al frente de la Comisión Operativa Mercosur, que tuvo a su cargo la logística del encuentro de presidentes en diciembre de 2014 en Paraná, y que está imputado en la Justicia en una causa que investiga la utilización de fondos públicos para ese encuentro continental.

Utedyc está presionando para que el Club Paracao brinde respuestas, y que además la trabajadora despedida pueda acceder a la liquidación de su indemnización, algo que hasta ahora no ha ocurrido. “Es todo muy complicado. Con Tórtulo no hemos podido hablar. Es raro, porque cuando el club necesitó apoyo del sindicato para reclamar por la tarifa de la luz no hubo problemas en hablar. Siempre los hemos acompañado. Ahora, que reclamamos una respuesta ante este despido, nadie atiende”, explicó.

 

 

 
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.