Daniel Casas Gerber, el defensor oficial de los Tribunales de Nogoyá que ha sabido ganarse un lugar en noticias que rozan el escándalo, tiene reeemplazante, aunque su continuidad en la Justicia es un asunto que, de momento, no se ha resuelto.

Este lunes llegó a Nogoyá el defensor general del Superior Tribunal de Justicia (STJ), Maximiliano Benítez, y puso en funciones a una nueva defensora oficial, la abogada paranaense María de los Ángeles Banno, y de ese modo comenzará trabajar junto al defensor titular, Oscar Rossi.

De Casas Gerber se sabe que, luego del último escándalo en el que se vio envuelto, pidió licencia por enfermedad. El cuadro que informó es “estrés” y también “agorafobia”, una fobia a los lugares públicos.

En junio, se conoció un caso de su vida privada que traspasó los límites de la alcoba para colarse en las crónicas policiales. El periodista Maximiliano Medrano contó de un intento de suicidio, sin dar nombres, que había ocurrido en Nogoyá.

Dijo que una mujer había ingresado al Hospital San Blas por un intento de suicidio, que su pareja “se desempeña como auxiliar de la justicia”, que es soltero, que tiene 43 años, y que se domicilia en el barrio Procrear. Y que ambos, el auxiliar de la justicia y su novia, de 31 años, habían “discutido por un mensaje de texto recibido al celular del declarante”.

También, que la chica contó, al ingresar al hospital, “que había ingerido pastillas de clonazepan motivo por el cual el profesional de la Justicia la trasladó al hospital donde fue examinada por el médico de guardia, quien consideró que se encontraba fuera de peligro pero que debería quedarse en observación”.

Casas Gerber se sintió aludido y pidió una retractación pública al periodista, aún cuando su nombre no apareció. Pero un parte oficial de la Policía confirmó el incidente, y además se supo que el defensor oficial tenía dos denuncias por amenazas en su contra.

Después de ese incidente, mantuvo un altercado con el fiscal Rodrigo Molina, de la Unidad Fiscal de Nogoyá, por su demora en atender un caso de abuso de una nena.

Enterado de esos incidentes, el defensor general Maximiliano Benítez salió a respaldar a Casas Gerber cuando trascendieron los detalles escabrosos de la vida íntima del defensor: argumentó que la mala prensa se debía problemas de relación en su lugar de trabajo, en los Tribunales de Nogoyá. Aunque anunció: “No me voy a quedar de brazos cruzados. Voy a ver qué pasa con Casas Gerber”.

Ahora, se dio el primer paso. Designaron a una defensora en Nogoyá. ¿Tendrá continuidad Casas Gerber?

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.