La próxima sesión del Senado, este miércoles, será, otra vez, en el lugar acostumbrado, el recinto de la Cámara Alta, que fue sometido a un intenso trabajo de remodelación con un objetivo: incorporar el voto electrónico.
De ahora en más, los senadores ya no tendrán que levantar la mano para dar su aprobación a un determinado proyecto: sólo pulsar un botón en una pantalla que se incorporó ahora a sus mesas. Pero la remodelación incluyó además la carpintería.

Este miércoles, aunque no habrá de momento voto electrónico -el proceso de readecuación de los sistemas llevará un tiempo- sí incorporará una novedad: los senadores ya no tendrán papeles sino una notebook en su escritorio en la que leerán todos los temas del día.

 

“La modernización del recinto del Senado entrerriano y la incorporación de tecnología, tiene que ver con transparentar el proceso de debate y sanción de las leyes. Tenemos que adaptarnos al mundo que vivimos, a las exigencias de transparencia, eficiencia y comunicación que nos piden los ciudadanos. La cultura digital es parte de la vida cotidiana; paso a paso, esta es una transformación de la que debemos ser parte”, dijo el vicegobernador Adán Humberto Bahl.

Los cambios en el recinto del Senado incluye la apertura de una puerta para ingreso del público,que se cerró hace 26 años. Hoy ese ingreso está franqueado por el busto del General Urquiza, que será reubicado y dará un ingreso accesible para las personas con discapacidad.

“Esta obra es la segunda etapa de un proyecto que comenzamos el año pasado con la actualización del sistema de sonido del recinto y el streaming, la transmisión en vivo, on line, de las sesiones. En esta segunda etapa fue necesario readecuar completamente el recinto para poder hacer el trabajo que correspondía. En esta fase, sumamos tecnología con el objetivo de transparentar los procesos de sanción de las leyes”, explicó Bahl. “La transparencia es el desafío que los ciudadanos demandan”, agregó.

“En el recinto del Senado se realizó un trabajo integral, complementando la incorporación de tecnología. Se restauraron las aberturas, barandas y todos los componentes de madera. Las bancas y el estrado fueron restaurados y adecuados al nuevo sistema electrónico. La alfombra fue reemplazada por un entablonado encastrable que permitió instalar debajo los circuitos del nuevo sistema”, definió Bahl.

El vicegobernador dio detalles de la obra: “Se prepararon las bancas y cada una cuenta con una pantalla táctil, una microcomputadora, un sensor de huella digital y un sensor de presencia en las butacas”, detalló. “Para que el sistema funcione, cada banca tiene que tener su conexión de red, su conexión eléctrica y su conexión de sonido. Y para eso fue necesario levantar todo el piso del recinto e instalar un entramado de cañerías”, abundó.

“El proyecto prevé un nuevo acceso del público al recinto por el hall central de Casa de gobierno. Para esto será necesario reubicar el busto del Gral. Urquiza. Además de jerarquizar estos espacios, el objetivo es abrir al público el recinto: no queremos más puertas cerradas”, sostuvo el vicegobernador.

“Las sillas del recinto se cambiaron; en el caso de las bancas, para permitir el sistema de sensores de presencia. Los funcionarios del estrado y el personal del estrado también contarán con una notebook táctil para trabajar con el sistema nuevo de votación electrónica”, explicó Bahl.

El próximo objetivo, será la digitalización integral de las piezas legislativas y la puesta en marcha del expediente electrónico, con firma digital.

Además se implementará la despapelización del trabajo de labor parlamentaria. “Es necesario avanzar hacia una administración despapelizada y sustentable”, explicó Bahl. Debemos construir ámbitos de trabajo modernos, utilizando la tecnología que está al alcance. El objetivo es reemplazar el papel por procedimientos electrónicos y lograr mayor eficiencia, exactitud y transparencia.

“También, tenemos el proyecto de desarrollar una aplicación para celulares con toda la información del senado. Estas herramientas, basadas en las nuevas tecnologías de comunicación, están al alcance y debemos aprovecharlas para mejorar el intercambio con los ciudadanos”, explicó Bahl.

“El recinto presenta una nueva cara, pero las reformas no son estéticas sino de fondo: “la modernización es un desafío ineludible. El ciudadano exige transparencia y una gestión más eficiente”, señaló el presidente de la Cámara Alta.

En la obra trabajaron personal del servicio penitenciario y personal técnico profesional y administrativo de la Cámara de Senadores.

Tanto el software y el hardware cumplen con los requisitos y las necesidades que el funcionamiento de la Cámara implica. El hardware está instalado en las pc y tablets que disponen las bancas de los senadores, el estrado de presidencia y para el trabajo del personal de Labor parlamentaria. El software se irá implementando progresivamente e incluye modificaciones, capacitaciones al personal legislativo y la propiedad del código fuente y programación de software libre.

El proceso de diseño e implementación del sistema de control de quórum y voto electrónico –que demandará un año – conlleva un cambio en lo administrativo, reglamentario y cultural.