Guillermo Smaldone informó oficialmente este viernes por la noche que presentó su renuncia a la presidencia del Tribunal de Cuentas de Entre Rïos.
“Decidí dar un paso al costado para facilitar un debate legislativo que permita absoluto consenso en la reglamentación de un órgano de contralor tan importante para el Gobierno de la provincia”, justificó el funcionario renunciante.
“Es imprescindible llenar un vacío legislativo que ordene y faculte al Poder Ejecutivo a poner en pleno funcionamiento el Tribunal de Cuentas, y considero que la reglamentación debe ser sancionada en el marco del mayor de los acuerdos”, dijo Smaldone.
“Hay dos proyectos presentados hoy en la Cámara Baja y opiniones encontradas respecto de mi ratificación en este cargo. Lo he meditado mucho y consideré que lo más saludable para allanar caminos y articular posturas a favor de la seriedad y transparencia en el funcionamiento del Tribunal de Cuentas era renunciar a este cargo allanando los caminos que sean necesarios”, concluyó, en un comunicado que distribuyó a los medios.
Había llegado al Tribunal de Cuentas el lunes 12 de mayo de 2014, luego de haber ocupado el Ministerio de Trabajo durante la gestión del exgobernador Sergio Urribarri.
Durante una breve y silenciosa ceremonia, Smaldone sucedió entonces a HugoMolina, quien estuvo al frente del organismo desde 1989.
Aunque en la transición su puesto pareció haber salido indemne, en los últimos días la situación del Tribunal de Cuentas había quedado envuelta en una polémica.
El presidente de la Cámara de Diputados, y sostén político de Smaldone, Sergio Urribarri presentó un proyecto de ley para reglamentar el funcionamiento del Tribunal de Cuentas. Pero sin tocar a Smaldone.
La iniciativa prevé que el Poder Ejecutivo constituya el Jurado de Concurso, se incorporen los “Vocales parlamentarios” por la mayoría y minoría de la Cámara de Diputados, y se confirme la designación del actual presidente del organismo. O sea, no se tocaba la figura de Smaldone, designado en ese lugar por Urribarri, precisamente.
La reforma constitucional del año 2008 introdujo en la Carta Magna de la Provincia una sección especial dedicada a los “Órganos Autónomos de Control”, en la cual los artículos 213, 214 y 217 refieren al Tribunal de Cuentas.

En este sentido, el proyecto de Ley presentado por Urribarri, acomopañado por el titular del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Juan José Bahillo, reglamenta los nuevos parámetros constitucionales y los armoniza con las previsiones de la Ley Orgánica del Tribunal de Cuentas de Entre Ríos (Ley 5.796).

Con este proyecto de Ley se reglamenta la nueva Constitución Provincial; se incorpora a la minoría; se reglamenta el concurso para cubrir las vacantes; y se confirma en su cargo a Smaldone como Presidente del Tribunal de Cuentas.
Pero la polémica no tardó en aparecer. El presidente del bloque de diputados de Cambiemos, Sergio Kneeteman, presentó su propio proyecto en el que aumenta de 3 a 5 el número de vocales en el Tribunal de Cuenas, reservando el 4º y 5º vocal a la propuesta que formulen los bloques parlamentarios de la mayoría y la primera minoría de la Cámara de Diputados.
Y fija que todos los cargos se cubran por conurso públio.
El diputado del Frente Renovador Gustavo Zavallo dijo que su bloque apoyaría el proyecto de Urribarri para reglamentar el Tribunal de Cuentas, pero manifestó sus reparos sobre el artículo 127º, que ratifica a Guillermo Smaldone como presidente. Y pidió que el cargo de presidente del Tribunal de Cuentas sea sometido a concurso.
En realidad, el cargo de Smaldone había quedado en la cuerda floja a partir del recurso de inconstitucionalidad de su designación que presentó el exconvencional Juan Carlos Arralde, trámite que está frenado en el Superior Tribunal de Justicia (STJ), que se ha tomado un tiempo excesivamente largo en pronunciarse.
Uno de los vocales del STJ es Juan Ramón Smaldone, padre del funcionario renunciante.
Tras su dimisición, el diputado Kneeteman dijo: “La renuncia de Smaldone nos dá la oportunidad de elegir el presidente del Tribunal de Cuentas por concurso, como lo establece nuestra Constitución”.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.