“Grand Alvear District”.

Ese es el nombre que ahora aparece en la puerta de lo que fuera el Hotel Alvear, cuyo frente da a la Peatonal San Martín.

Pero ya no será hotel, exclusivamente. En realidad, no será hotel.

La idea, según se lee en el frente del establecimiento, es convertir todo eso en “aparts, oficinas, residencias, locales comerciales, parking”.

Sergio Lescano, vocero de los 14 extrabajadores del Hotel Alvear que batallan por cobrar sus indemnizaciones tras el cierre del establecimiento, en mayo último, dice que en el interior del edificio están avanzando con las reformas, aunque duda de cuál es el grupo económico que está al frente del proyecto.

Al frente se lee: “Desarrolla AM”. Nada más.

En realidad, la sospecha es que detrás del resurgimiento del Hotel Alvear como “Grand Alvear District” está todavía Ricardo Rabadan Paz, quien fungió como titular de la firma que dejó sin trabajo a 14 empleados en mayo pasado.

“Radaban Paz sigue estando. Está ahí, metido en esto”, asegura Lescano.

Pero son sólo sospechas porque de momento la preocupación de los extrabajadores es conseguir cobrar las indemnizaciones que la empresa nunca pagó. Ahora interviene la Secretaría de Trabajo, pero aún nada se ha conseguido.

Ahora, mientras no reabra con nueva denominación, el Alvear es un gigante dormido, que balconea a tres calles : San Martín, La Paz y Corrientes.

El hotel abrió sus puertas en forma parcial en el año 1973, un año después que el ahora remozado Howard Johnson Mayorazgo. Entonces, 85 habitaciones, levantado en una superficie de 500 por 1000 metros cuadrados, con salida a tres calles: Corrientes, La Paz y San Martín.

La historiadora Ofelia Sors en “Paraná después del Túnel Subfluvial 1960-1990” cuenta que su construcción fue impulsada por la empresa Chal Tex SA, “cuyos asociados suman más de un millar. La obra comenzó a mediados de 1968 bajo la dirección de la arquitecta Lidia Rodríguez de Brizzi, autora también del proyecto. Hacia 1967 ya se contaba con las propiedades sobre calle San Martín y Corrientes, con una superficie aproximada de 500 y 1.000 metros cuadrados respectivamente, además en 1972 se adquiere una propiedad sobre calle La Paz”.

El proyecto fue languideciendo con el tiempo. La construcción de un complejo que da a calle La Paz nunca se concretó y sólo quedó la estructura. Sólo se utilizó la torre que da a calle San Martín, en cuya planta baja funcionó hasta 2016 un restó, El Biyuyo, que después dio lugar a una tienda de ropas.

 

 

 
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.