“La autovía de la ruta 18 hace a Concordia más protagonista del país”, dijo en 2010 el exgobernador Sergio Urribarri cuando anunció la adjudicación de esa obra de la que hoy apenas se ha ejecutado menos de la mitad.
“Para nosotros es una obra trascendental que además tiene un enorme valor afectivo porque, no tengo dudas, es el resultado de la esperanza y de la fe que en su momento Néstor Kirchner y ahora la Presidenta tienen en esta provincia y en su interpretación de que Entre Ríos es, efectivamente, uno de los motores productivos del país que hay que potenciar y nosotros estamos haciendo un esfuerzo sin precedentes para eso sea realmente así”, se entusiasmó Urribarri.
La promesa fue unir Paraná con Concordia con una autovía de 230 kilómetros, con cuatro frents de obra ejecutándose al mismo tiempo, y una inversión de $1.750 millones, con un plazo de tres años. Eso se anunciaba a comienzos de marzo de 2011. En marzo de 2015, cuatro años después, sólo se había ejecutado un 45% de la obra, uno de cuyos tramos fue adjudicada Austral Construciones, de Lázaro Báez.
La administración Urribarri anunció que la autovía de la ruta 18 forma parte del plan estratégico de infraestructura que, junto a Nación, viene desarrollando el gobierno de Entre Ríos con el propósito de promover el desarrollo local y fortalecer la integración de la región centro.
Algo falló: ahora tres senadores del Frente para la Victoria (FPV) reclamaron por la falta señalización no ya de culminación de esa obra.
Los senadores de San Salvador, Villaguay y Concordia, Lucas Larrarte, Mario Torres y Ángel Giano, respectivamente, impulsan un reclamo por seguridad en la ruta nacional 18. Lo hicieron por medio de un proyecto de comunicación que presentaron en la Cámara Alta en el que expresaron preocupación por el estado de la ruta y solicitaron a la Dirección Nacional de Vialidad que realice “una demarcación provisoria central y lateral de la cinta asfáltica y, al mismo tiempo, proceda a la colocación de señalización de advertencia e información”.
Los legisladores hicieron notar que han sido numerosos y reiterados los accidentes viales, algunos con víctimas fatales. Y destacaron que en la traza de una ruta que “desde hace tiempo se encuentra en obra , requiere de una adecuada demarcación y señalización que permita evitar o al menos disminuir la siniestralidad”.
A comienzos de octubre de 2010, cuando anunció la licitación de la autovía en la ruta 18, Urribarri se plantó frente a los micrófonos, y trazó un discurso que pensó histórico. Dijo: “Esta obra de la ruta 18 era un sueño para muchos. Parecía una utopía al inicio de nuestra gestión que pudiera concretarse. Trabajamos mucho en esto, hasta que un día me llamó la Presidenta y me dijo que se haría los trabajos. Pero mi sorpresa mayor fue a las dos semanas cuando abrí los diarios y vi el aviso de llamado a licitación”.
Bueno, faltó terminarla.

De la Redaccion de Entre Ríos Ahora.