Un petitorio firmado por un grupo de pediatras del Hospital San Benjamín, de Colón, permitió descorrer el velo de lo que en el Ministerio de Salud no dudan en calificar como “graves irregularidades” en ese nosocomio de la costa del Uruguay, ahora intervenido.

“Hemos decidido que si el gobierno provincial no responde con hechos reales, ya no promesas, presupuestos de mejoras, etcétera, en el plazo de 10 días a partir de la fecha, todos los pediatras del hospital presentaremos nuestra renuncia indeclinable, ya que no queremos seguir siendo cómplices de la mala atención que nos vemos obligados a prestar, el riesgo vital en el que se encuentran los ciudadanos del departamento en estas condiciones, el riesgo legal y el detrimento de nuestra propia salud al ejercer nuestra profesión de una manera tan precaria”, dijeron en una carta que elevaron con urgencia a la ministra de Salud, Sonia Velázquez.

En el Ministerio de Salud este viernes hubo una extensa reunión de gabinete durante la cual se abordó el conflicto en el Hospital San Benjamín, aunque también se pusieron sobre la mesa las irregularidades administrativas que han descubierto a partir de una auditoría que realizaron. La ministra Velázquez, que busca componer y evitar el choque, estará el martes en Colón, para poner en funcionamiento los quirófanos, inhabilitados durante vario tiempo, lo cual implicaba que todas las cirugías se derivaban a Concepción del Uruguay o Concordia.

Aunque la ministra no olvida que el Hospital de Colón arrastraba varias irregularidades administrativas, que derivaron en la separación del cargo del administrador, y el nombramiento de una comisión normalizadora, a cuyo frente está la directora de Residencias Médicas del Ministerio de Salud, Carina Reh.

La funcionaria reprochó el reclamo de los pediatras, que la juzgó “oportunista”, y una “presión” en tiempos electorales. “Los profesionales que reclaman responden, algunos, a la actual directora; y otros, al anterior, y yo creo que se mezcla la política con las prestaciones de salud. Lo que hay que tener claro es que la salud es un derecho indeclinable y no se puede anteponer a ambiciones políticas. En eso hay que tener cuidado y ser muy cuidadoso con estas medidas extorsivos, porque el Ministerio de Salud está dando respuesta a las demandas, a todas las demandas y no sólo las que plantean los pediatras”, señaló Reh.

Los pediatras reclaman la actualización de los montos que perciben por las guardias, y en Salud dicen que es una demanda que no corresponde al Ministerio sino al Poder Ejecutivo y es parte de la política salarial de la provincia. Pero a la vez, ponen el foco en otro costado de la situación compleja del Hospital San Benjamín, que excede a las guardias de los pediatras. “El hospital estaba viciado de irregularidades –señala Reh–, que se han venido perpetrando a lo largo de los años, y que hicieron eclosión e hicieron crisis a partir de la toma de algunas medidas en el área administrativa. Cuando se inicia un relevamiento, se descubre una irregularidad colgada de la otra. Y tomar decisiones de ese tipo afectó a algunos profesionales. Algunos se sintieron tocados”.

–¿Qué tipo de irregularidades?

–Por ejemplo, profesionales que estaban designados para cumplir funciones en el hospital y no estaban. O estaban en centros de salud, o no cumplían función en ningún lugar. No había forma de detectar qué función cumplían. Nadie marcaba el ingreso y la salida en el reloj. No había registro de guardia. En esto, no incluyo a todos los profesionales, sino a algunos. Y no sólo a los profesionales, sino al personal de planta también. Descubrimos gente que cobraba y no cumplía funciones.

–¿Se puede llegar a un acuerdo con los pediatras?

–Sí, porque los reclamos no son insalvables. Lo de los sueldos es parte de la política de la provincia, no lo puede resolver Salud. En lo demás se están dando respuestas. Los quirófanos ya empiezan a funcionar, y si funcionan los quirófanos, no se hacen derivaciones, y si no se hacen derivaciones, se libera a la ambulancia. Pero entiendo que amenazar con dejar de atender no es el mejor camino.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.