“Es inexacto, falso, tremendista y efectista”.

De ese modo, el abogado Germán Coronel, asesor legal del Ministerio de Salud de Entre Ríos, respondió a la presentación judicial que efectuaron una médica pediatra y parte de la conducción de la seccional Colón de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) ante la Justicia por la supuesta comisión de delitos, como abandono de persona, por parte de los responsables del Hospital San Benjamín.

Todo empezó por un incidente el domingo 31 de diciembre. Un médico residente, que había cumplido 24 horas de guardia, fue obligado a permanecer una hora y media más en el servicio debido a que el profesional que debía tomar el turno presentó ese mismo día un certificado médico. La directora del Hospital San Benjamín, Claudia Sánchez, le pidió que se mantuviera en la guardia hasta hallar un reemplazante. Pero hubo un entredicho que llevó a la funcionaria a hacer una exposición policial y así obligar al residente a permanecer más tiempo trabajando.

Fue la punta del iceberg que desató un escándalo. El miércoles la médica pediatra María Nancy Martínez, también delegada de ATE; y Jorge Luis Souza y Alejandro Brum, secretario general y de prensa del sindicato estatal, respectivamente, acudieron ante la fiscal Micaela Di Pretoro, de la Unidad Fiscal de Colón, e hicieron una presentación para que se investigue la posible comisión de delitos dentro del Hospital San Benjamín.

 

Allí, dieron cuenta de aquel incidente ocurrido en la guardia el 31 de diciembre, la medida de fuerza de los bioquímicos, la falta de personal de limpieza los fines de semana y que el 28 de diciembre “no hubo leche para darle a los niños internados ni a los ancianos del asilo”.

En el escrito, señalan que el martes 2 los bioquímicos del San Benjamín “tomaron la medida de fuerza de no realizar más las guardias pasivas en función de que se le adeudaban los pagos correspondientes por dichas guardias, y desde el 18/11/17 fueron obligadas a trabajar sin recibir paga alguna”.

En la presentación agregaron que “se agotaron todas las instancias conciliadoras solicitando audiencias a la directora del hospital, licenciada Claudia Sánchez, para tratar el tema de falta de pago y, pasadas las fiestas, y ante la falta de respuesta, tomaron la entendible medida de fuerza de no realizar más las guardias pasivas del laboratorio”.

 

“La falta de resolución de dicho conflicto trae como consecuencia que no se podrán hacer análisis durante las urgencias de guardia, sala, ni de Terapia Intensiva, herramienta fundamental para arribar a un diagnóstico y adecuado tratamiento”, dijeron y advirtieron que “tampoco contaremos, después de la hora 13, con la preparación de sangre si se requiriera una transfusión en la emergencia”.

Por eso, pidieron que se investiguen los supuestos delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y de abandono de persona.

 

“Amén de que hace un año que reclamamos contar con reactivos de laboratorio, básicos e indispensables para la práctica médica, que no se nos proveen (ionograma sérico, frascos de hemocultivo, gases en sangre y estado ácido base) sin los cuales un hospital no debería funcionar”, señalan en la denuncia, antes de dar cuenta de otro hecho más grave todavía.

 

En el escrito señalan que “el 28/12/17 no hubo leche para darle a los niños internados en pediatría ni tampoco para los ancianos del asilo. No hay personal de limpieza los fines de semana y las sobras de comida se pudren y vuelcan en las salas, creando un foco infeccioso dentro del mismo hospital”.

 

En otro párrafo, hacen referencia al percance ocurrido en la guardia el último día del año. “El 31/12/17, la directora del hospital Licenciada Claudia Sánchez, quiso obligar mediante una exposición policial, al médico generalista que había cumplido 24 horas de guardia el 30/12/17, a quedarse 24 horas más, porque no había podido reemplazar al médico que presentó parte de enfermo con 10 horas de antelación.

 

“Este déficit de funcionamiento pone en riesgo de vida a la población de todo el departamento Colón y a los médicos que trabajan en situación precaria por falta de recursos técnicos y humanos. Considerando que se triplica la atención en temporada turística, esto puede considerarse, desemboque en una situación catastrófica”, anticiparon. Por tal motivo, “con la presente solicitamos su intervención, en resguardo de la población y de nuestros médicos, que con la mayor voluntad y dedicación realizan su trabajo”.

 

El abogado Coronel dice que la denuncia es meramente “efectista”, que de fondo hay problemas político gremiales y que todo es consecuencia de la intervención de Salud, que decidió nombrar una comisión normalizadora que puso al descubierto varias irregularidades.

“Es un hospital muy complejo, porque lo atraviesa un montón de situaciones personales.  Para fortalecer ese efector, tuvimos que instalar una comisión normalizadora, con gente del nivel central, para que le diera apoyatura. Encontramos que había personal que no iba a trabajar, sino que había gastos excesivos. En un momento, llegamos a determinar que el Hospital San Benjamín gastaba más en oxígeno líquido que el Hospital Urquiza, de Uruguay, que tiene un nivel mucho mayor.  Al mes, en Colón hay un promedio de 5 internados”, señaló Coronel.

Y aporta otro dato: a principios de 2017 desde el hospital se ordenó una compra en medicamentos por $750, un gasto también considerado excesivo desde Salud.

“Esta denuncia, a nuestro entender forma parte de las consecuencias de lo que hemos hecho: hemos tocado muchos intereses ahí adentro, y por eso petardean de esta manera. Pero no nos vamos a dejar petardear. Vamos a garantizar la salud de la población”, señaló el asesor legal de Salud. “Ese hospital está atravesado por cuestiones estrictamente políticas. Muchas de las denuncias son mediáticas, no tienen sustento. Es para alarmar, y generar desprestigio”, agrega.

Pero dio un dato más: desde la asesoría legal del Ministerio de Salud van a analizar detenidamente la presentación que hicieron desde el hospital ante la Justicia. “Desde el nivel central se inició una investigación de oficio para determinar si ocurrió lo que se denuncia  -anticipa-. Si ha habido falsa denuncia, también voy a actuar”.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.