Con participación de los sindicatos y organizaciones estudiantiles de la comunidad educativa de la provincia, se presentó públicamente este lunes  el Frente en Defensa de la Educación Pública. Fue con una conferencia de prensa que tuvo lugar en la sede de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer)  donde los referentes de las organizaciones coincidieron en la necesidad de enfrentar las políticas neoliberales aplicadas por el gobierno nacional, que golpean tanto a los trabajadores como a los estudiantes.

En la rueda de prensa, participaron dirigentes de la Asociación Gremial de Docentes Universitarios (Agdu), la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (Amet), el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (Sadop), la Asociación del Personal No Docente de la Universidad de Entre Ríos (Apuner), la Asociación de Trabajadores del Conicet de Paraná, CTA Entre Ríos, y de las agrupaciones estudiantiles: Frente Universitario Popular (FUP) de Trabajo Social, entre otros.

El espacio ahora conformado se fijó como objetivo “sostener conjuntamente la lucha por la educación pública y gratuita en todos los niveles, mantener el debate y realizar actividades sociales y culturales para compartir preocupaciones, acciones y visibilizar la lucha organizada en las calles”.

Desde el Frente, ” que repudia el proyecto político del gobierno nacional”, se pretende “construir un proyecto de Educación Pública transformador, socialmente responsable y soberano” y se convoca a la sociedad a acompañar la “defensa del Sistema Educativo, el complejo científico tecnológico público y la Universidad Pública, Gratuita, Laica, Democrática, Popular”.

 

El documento


El texto fundacional del Frente refiere a los “complejos procesos políticos de corte neoliberal que nuevamente se instalan en América Latina”, frente a lo “nos encontramos generando un espacio de discusión en Defensa de la Educación Pública y Gratuita en todos los niveles, con sentido popular, crítico y emancipatorio”.

“Creemos firmemente que la manera de defender nuestros derechos y construir el camino hacia una Latinoamérica libre, soberana y popular radica en la convicción de profundizar el diálogo y la unidad en acción de las organizaciones estudiantiles, sindicales, sociales y sectoriales. Es la unidad del Pueblo, organizado y en las calles, la que puede frenar esta embestida, para proponer y realizar una efectiva transformación social”, señalan.

Ese “encuentro y diálogo  sostenido con distintas organizaciones estudiantiles, docentes y no docentes nos permite poner de manifiesto algunas reivindicaciones que, como comunidad educativa  creemos que no pueden faltar a la hora de construir un proyecto de Educación Pública transformador, socialmente responsable y soberano”, agrega el documento. Y enumera: “Exigimos mantener la educación como derecho inalienable garantizado única y exclusivamente por el Estado. La articulación del sistema educativo en todos sus niveles para proyectar y desarrollar los procesos educativos de manera integral; La construcción de un modelo político-educativo que genere conocimiento emancipador y la necesidad de una nueva Ley de Educación Superior consensuada con los distintos estamentos de las universidades públicas que aportarán su experiencias y expresarán sus necesidades; La incorporación de conocimientos estratégicos y transformadores a nuestras currículas que genere la revalorización del grado, los ciclos y el trabajo de los docentes. Para ello, es necesario discutir a fondo y reformar los contenidos de los planes de estudio así como también incluir las demandas del campo social y laboral; La articulación social como función de las escuelas y la Universidad, autónoma y cogobernada;  propiciando instituciones en constante proceso de vinculación, coordinación y formación con las organizaciones de la sociedad civil, gremios organizados y movimientos sociales; La creación y consolidación de espacios de representación de actores y organizaciones de la sociedad, al interior de las instituciones educativas, en pos del bienestar de las mayorías y como respuesta a emergentes sociales de los sectores más vulnerables; La unidad de la comunidad educativa en todos sus niveles, así como en la universitaria y la unión sindical-estudiantil para llevar adelante acciones concretas que nos organicen y encuentren en lucha. El respeto y la defensa irrestricta de las Cajas Previsionales Provinciales, el ANSES con recursos genuinos, los convenios colectivos de trabajo, entre otras reivindicaciones, porque son la herramienta fundamental para sostener la dignidad de las trabajadoras y  los trabajadores de la Educación”.