Tres meses después del inicio de las negociaciones entre el Gobierno y los docentes, recién este lunes, en un despacho judicial, se pudo firmar el armisticio: el 18 de mayo, en La Paz, un congreso del mayor sindicato del sector, la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), decidió bajar la belicosidad y aceptar la última oferta salarial que presentó la administración del gobernador Gustavo Bordet: un aumento del 19%, una suma fija remunerativa por cargo de jornada simple o paquete de 15 horas cátedra de $450 con tope en $900 y la actualización del código  de compensación por traslado, incluyendo la cláusula de revisión del acuerdo al momento que el índice inflacionario supere el 19% previsto para 2018.

La negociación entre los docentes y el Gobierno transitó varias instancias. Arrancó el 22 de febrero, en Casa de Gobierno, siguió luego en la Secretaría de Trabajo, y cuando el acuerdo parecía inalcanzable y los paros en las escuelas asomaban con fuerza, el Poder Ejecutivo decidió pedir el auxilio de la Justicia. El viernes 6 de abril se presentó un pedido de conciliación obligatoria, que el juez laboral N° 3 José Antonio Reviriego acogió favorablemente el sábado 7 de abril. La medida se dispuso por un plazo de 20 días hábiles, aunque terminó extendiéndose hasta este lunes 21, cuando las partes sellaron la tregua definitiva en el conflicto.

“La propuesta del 19 % es la que el conjunto de la docencia entrerriana aceptó en el contexto de un país muy complejo, y nos sentimos resguardados con la cláusula de revisión, que nos va a permitir que una vez que se pase el 19 % de inflación poder volvernos a sentar para definir la pauta hacia delante”, señaló Marcelo Pagani, titular de Agmer. “Se cerró una primera etapa”, aclaró el dirigente.

La historia de la negociación es larga.

En distintos ámbitos, el Gobierno y los docentes ya tuvieron 10 reuniones. El primer encuentro docentes-Gobierno ocurrió el jueves 22 de febrero. Entonces, el Ejecutivo ofreció una recomposición del 15%, dividida en tres tramos (marzo, agosto y octubre). Esa primera oferta fue rechazada.

El martes 27 de febrero se llevó a cabo una segunda reunión, en la que el sindicato Agmer volvió a manifestar su rechazo ya que se trató de una oferta idéntica a la anterior.

El sábado 3 de marzo comenzó a sesionar el congreso de Agmer en Colón, el cual ratificó el no inicio del ciclo lectivo 2018, ya resuelto el 20 de diciembre de 2017 en Gualeguay, medida que fue concretada mediante los paros del lunes 5, martes 6 y jueves 8 de marzo.

El miércoles 7 de marzo se realizó la tercera reunión. El Gobierno volvió a plantear como propuesta un porcentaje anual del 15%, esta vez dividido en dos tramos: 8% en marzo y 7% en agosto. De igual modo, la oferta fue analizada por el congreso de Agmer el 12 de marzo en Concepción del Uruguay. Nuevo rechazo, y la aplicación de un paro de 48 horas, los días 14 y 15 de marzo.

El lunes 19 de marzo se concretó la cuarta reunión. Allí se ofreció un 17%, en dos tramos: 8% en marzo y 7% en agosto. Agmer convocó a un nuevo congreso, esta vez en San Salvador, que se concretó el 22 de marzo. Allí se rechazó la oferta, y la aplicación de dos días de huelga: viernes 23 y lunes 26 de marzo.

El mismo día de realización del congreso, el Gobierno convocó a Agmer a una reunión para el 27 de marzo. En esa reunión, el Gobierno retrotrajo su oferta a la primera que había planteado el 22 de febrero (15%, en tres tramos). El gremio la rechazó.

El viernes 6 de abril se concretó un congreso de Agmer en Colonia Avellaneda que, ante la falta de una oferta mejoradora, decidió aplicar una huelga de 48 horas, los días martes 10 y miéroles 11. Pero el mismo día del congreso, el Gobierno presentó el pedido de conciliación obligatoria en la Justicia.

El viernes 6 se desarrolló el sexto encuentro entre el Poder Ejecutivo con los docentes, y otra vez no hubo acuerdo. El Gobierno ofreció una recomposición salarial para 2018 del 15% en tres tramos. Agmer la rechazó y dispuso huelga para martes 10 y miércoles 11. Ese mismo viernes, la administración del gobernador Gustavo Bordet fue a la Justicia y pidió la aplicación de la conciliación obligatoria.

El sábado 7 abril el titular del Juzgado Laboral N° 3, José Antonio Reviriego, acogió favorablemente el pedido del Gobierno, y dispuso la conciliación obligatoria por 20 días, y convocó a las partes a una audiencia para el martes 10, a las 17. El lunes 9, un congreso de Agmer en Villaguay, votó, con ajustado margen, acatar la conciliación.

En esa reunión del 10 de abril el Gobierno no presentó oferta salaria. Pero sí lo hizo en la segunda audiencia de conciliación, el 19 de abril: a diferencia de la primera audiencia de conciliación, en la que no hubo propuesta, en ese último encuentro sí lo hubo. También hubo rechazo en el congreso del 26 de abril de Agmer.

La última reunión fue el jueves 3 de mayo. Esa propuesta fue rechazada -por diferencia de un voto- en el congreso provincial de Agmer que se desarrolló el 7 de mayo en Gualeguay. Se emplazó al Gobierno para presentar una nueva oferta para el día 9, so pena de aplicar dos días de huelga. Al final, la sangre no llegó al río: se acordó una extensión de ese plazo.

El 15 de mayo el Gobierno presentó la oferta del 19%, en tres tramos, que fue aceptada por el congreso que se realizó en La Paz el viernes 18 de mayo. Este lunes 21, finalmente, se firmó la paz.

 

 
De la Redacción de Entre Ríos AHora.