La asamblea que desde hace 20 días protagoniza la toma de la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Nacional de Entre  Ríos (UNER), decidió esta tarde levantar la medida desde este miércoles. La toma había arrancado el 22 de agosto último, en medio de un conflicto que recorre a las 57 universidades públicas del país, agobiadas por un severo recorte presupuestario que aplica la Nación.

La moción por el levantamiento de la toma, impulsada por el Frente Universitario Popular, se impuso por 164 votos a 48. Desde este jueves, los estudiantes volverán a las aulas, aunque, según explicó la dirigente estudiantil Verónica Alarcón, “la lucha se mantiene”.

“Se redefinen las formas de lucha”, evaluó Sandra Arito, decana de la Facultad de Trabajo Social, en diálogo con Entre Ríos Ahora. “Entendemos que pasaron muchos acontecimientos desde que se inició la toma, hace veinte días: se cayeron ministerios, ocurrió la corrida del dólar, la inflación y la situación de desprotección en que quedaron los sectores más vulnerables de la socidad. Nosotros tenemos un altísimo compromiso con la comunidad, con los sectores más vulnerables”, señaló.

Arito señaló que “como docentes, también hicimos una evaluación respecto de hacia dónde y cómo sigue esta lucha. No es que se levanta la lucha, se redefine en sus modos. No es que volvemos a las aulas como si nada hubiese pasado. Lo que se inició se va a continuar, con mesas de trabajo, con la participación en la multisectorial, con mayor presencia en distintos ámbitos de lucha”.

“Acá no hubo un quiebre”, aclaró. “Nuestra facultad ha tenido a lo largo de los años una fuerte participación en momentos críticos. Ya fueron veinte días de toma. Se votó, y se impuso redefinir la lucha. En la asamblea, hubo un común denominador, que es seguir con la lucha. Y la discusión fue en cómo redireccionar la lucha. Debemos estar en el terreno. Nosotros tenemos estudiantes haciendo prácticas en distintos lugares, como merenderos o comedores, que en estos momentos están desbordados”, apuntó.

Claro que el cese de la toma no encontró a todas las agrupaciones estudiantiles del mismo lado. La agrupación Indignados, ligada al Movimiento de Trabajadores Socialistas (MST), reprochó la medida que, dijo, fue impulsada por agrupaciones estudiantiles ligadas al PJ.

La novedad votada hoy en Trabajo Social -en la Facultad de Ciencias de la Educación la medida se sostiene- surge tras el principio de acuerdo al que llegaron los profesores en torno al aumento salarial ofrecido por el Gobierno nacional. La Asociación Gremial de Docentes Universitarios (AGDU) decidió aceptar la oferta y volver a dar clases; en cambio, seguirá con las medidas de fuerza el Sindicato de Trabajadores Docentes Universitarios (Sitradu).

Anabella Dallinger, de Indignados, dijo que “la decisión de levantar la toma fue resuelta por sectores afines a la gestión de la decana. La moción fue votada por todas las agrupaciones que integran el Centro de Estudiantes”. Entre otras agrupaciones que señaló afines a la moción de levantar la toma, ubicó a Descamisados, La Cámpora, y el PC y el peronismo.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.