El gobierno municipal llegó a un acuerdo este mediodía con las empresas Ersa Urbano y Transporte Mariano Moreno, que conforman el consorcio Buses Paraná, y esta tarde comenzará a normalizarse la prestación del servicio público de pasajeros, que desde el lunes ingresó en un esquema de emergencia, con frecuencias de entre 30 y 50 minutos.

La medida había sido anunciada el sábado por Buses Paraná -que en agosto último había ganado la concesión del servicio- y como forma de apurar al gobierno del intendente Sergio Varisco a tratar una actualización de la tarifa que habían pedido en octubre.  Los empresarios dijeron entonces que la quita del subsidio por parte de la Nación, a partir del 1° de enero último, supuso la “modificación unilateral de las condiciones que rigen el contrato de concesión, y ante la evidente distorsión del precio del servicio, por no establecer el municipio criterios de compensación alguno, los servicios podrían verse afectados, en la medida en que las actuales condiciones económicas y financieras del contrato así lo impongan”.

Efectivamente, el lunes los colectivos empezaron a funcionar con horarios de fin de semana, medida que obligó a la Municipalidad de Paraná a disponer una medida de coyuntura: un decreto del Poder Ejecutivo autorizó al suba del boleto de $14,85 a $22,80, y estableció una tarifa diferencial para el área Metropolitana -que conforman los municipios de Oro Verde, San Benito y Colonia Avellaneda- que pagarían una tarifa de $24,80. El decreto N° 101 conteniendo el nuevo esquema tarifario fue enviado para su aprobación al Concejo Deliberante, que fue convocado a sesión extraordinaria para este miércoles.

El Concejo, sin embargo, no sesionó: la presidenta del cuerpo, Josefina Etienot, hizo valer su enfrentamiento con Varisco y rechazó que el Ejecutivo fijara por decreto día y hora de la sesión, una facultad que le es propia, dijo en una nota. Además, advirtió que los ediles no pueden tratar la aprobación de un decreto, sino de una ordenanza. La advertencia obligó al cambio, y este miércoles ingresó al Concejo el proyecto de ordenanza respectivo. La iniciativa repite el mismo esquema tarifario que estaba contenido en el malogrado decreto.

En medio, sucedió la reunión este miércoles entre autoridades del Departamento Ejecutivo y del consorcio Buses Paraná -que quitó de las redes el comunicado que había publicado el sábado-: a primeras horas de esta tarde el gobierno de la ciudad anunció que el servicio “empezará a normalizarse” y que “mañana se contará con el 100% de las unidades disponibles en las calles para un mejor servicio en beneficio de los usuarios”.

“Luego de una reunión llevada a cabo en horas del mediodía de este miércoles entre el secretario de Servicios Públicos de la Municipalidad de Paraná, Ricardo Frank, con representantes de la concesionaria Buses Paraná Agrupación  se acordó que a partir de esta tarde se empiece a normalizar el servicio de transporte urbano de pasajeros que presta la empresa antes mencionada, tanto en la capital entrerriana como en zonas interurbanas”, indicaron desde la Municipalidad.

Y agregaron: “Por lo tanto, saldrán más coches a las calles para disminuir las demoras en las frecuencias en sus trayectos y desde mañana se contará con el total de las unidades disponibles realizando su habitual recorrido. De este modo se llegará a una normal prestación del servicio de colectivo para evitar las largas esperas de los usuarios en cada parada de ómnibus, lo cual dificulta de sobre manera la rutina diaria del trabajador y demás personas que utilizan este servicio de transporte como única vía de movilidad”.

“Se llegó a este acuerdo por la buena voluntad demostrada de parte del Municipio para ir respondiendo a algunos planteos formulados por la empresa concesionaria y se sumó a ello la predisposición manifiesta de los representantes de la misma, quienes también se expresaron a través de una contestación enviada al secretario de Servicios Públicos del Municipio”, indicaron.

Desde Buses Paraná hicieron notar que “a esta situación se llega luego de haber formulado diversos reclamos administrativos dirigidos a la Municipalidad de la Ciudad de Paraná, donde se le hizo saber del alcance de la crisis económica-financiera que atraviesa el sector”. Y señala que la falta de actualización de la tarifa “torna inviable el sistema”.

 

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.