“Monumento Nacional al Policía”, dice abajo, en una placa puesta, que está pegada a un pedazo de cemento que está muy estropeado.
Fue inaugurado en abril de 2005, cuando era gobernador Jorge Pedro Busti.
O sea, 12 años atrás.
Ahora, el Monumento Nacional al Policía –un policía con un brazo en alto, arropando a un niño– está cayéndose a pedazos: a la mano en alto le falta un par de dedos, la gorra policial está carcomida, el pecho del agente tiene un orificio, y no es de un disparo, y la base deja ver trozos de hierro oxidado.
En el listado de autoridades que se puede leer en la placa puesto al pie, aparecen los nombres de Pedro Guastavino, que entonces era vicegobernador; Sergio Urribarri, otrora ministro de Gobierno, y Ernesto Geuna, que era jefe de la Policía de Entre Ríos.
Se inauguró el 22 de abril de 2005 el Monumento al Policía.
Pero la historia de ese monumento venía de antes.

En la web de la Policía de Entre Ríos enseñan que ya en los años ’90 se presentó la idea de realizar un monumento que represente el “ser policía”.
Es un monumento nacional.
En 1994 se realizó un concurso que se desarrolló en la ciudad de San Martín de los Andes –Neuquén- y allí fue elegido el boceto realizado por el suboficial principal de la Policía de Entre Ríos Ricardo Hugo Bocedi.
La fecha de inauguración del monumento tuvo relación con un festejo. El 19 de abril es el Día Nacional del Policía, festividad instaurada por el expresidente Carlos Saúl Menem a través del decreto N° 368 del 16 de abril de 1999.
A este decreto se adhierió el Gobierno de Entre Ríos mediante decreto Nº 2.958 del 18 de junio de 1999 refrendado por el gobernador Busti.

En 2004, durante un congreso de jefes de policía de todo el país que tuvo lugar en Mendoza, el entonces jefe Ernesto Geuna asume el compromiso de concretar el monumento. Y al año siguiente se produce finalmente la inaugración. El “artista plástico y autodidacta” Rodolfo Ramón Carballo tuvo a su cargo la obra, en cemento y bronce, en tanto que Carlos Caballo estuvo encargado de las ornamentaciones heráldicas.
Y así se levantó finalmente el Monumento al Policía, en la zona de Puerto Nuevo, en calles Liniers y Santander. Se previó inaugurarlo el 19 de abril de 2005, pero como estaba la posibilidad de la visita del entonces ministro del Interior de la Nación, Aníbal Fernández, el acto se pospuso para el día 22. Finalmente, Aníbal no vino.