Los trabajadores del Instituto Autárquico de Planeamiento y Vivienda (IAPV) están en estado de asamblea permanente y no por problemas salariales: han resuelto hacer oid su voz de alarma ante el serio proceso de desfinanciamiento que ya está haciendo peligrar la continuidad en la construcción de viviendas sociales en la provincia.

Este martes 14, a las 10, en las puertas del organismo, sobre calle Laprida, habrá una radio abierta y se convocó a legisladores provinciales para que den su visión sobre “la difícil situación que se atraviesa, así como a todas las organizaciones sociales, políticas y gremiales que compartan la necesidad de defender el Instituto de forma integral como una necesidad de los entrerrianos”, según señalaron.

Qué pasa en IAPV.

Hasta 2015, en la provincia se ejecutaban 1.200 viviendas por año, pero desde entonces hasta ahora no se han licitado nuevos grupos de viviendas, y la Nación está amenazando con reconvertir el Fondo Nacional de Vivienda (Fonavi), que sería bancarizado y, así, se expulsaría a una franja de futuros adjudicatorios que no podrán cumplir con las exigencias que impone el sistema financiero para conseguir un crédito hipotecario.

“Este año se confirmó lo que sospechábamos el año pasado: no se han construido ni licitado nuevos grupos de viviendas. Y con un agravante, la Nación anuncia el desvío de los fondos del Fonavi al sistema financiero. Lo que va a pasar es que mucha gente no va a poder calificar para acceder a créditos bancarios, con lo cual la finalidad social se pierde”, advierten Federico Ferreyra y Mariano Santiago, empleados de IAPV.

El ajuste en viviendas es consecuencia de los recortes derivados del acuerdo del Gobierno Nacional con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los trabajadores de IAPV ya han hecho cálculos. El recorte que exige la Nación es de $300.000 millones, de los cuales las provincias deberían hacerse cargo de un tercio, $100.000 millones. Al respecto, aseguran que Entre Ríos, por índice de coparticipación, debería recortar $ 4.400 millones.

Entre los rubros que verían mermada su inversión, está el Fonavi, que hoy destina para Entre Ríos entre $700 millones y $750 millones.

Actualmente, en la provincia hay 1.022 viviendas en ejecución. Además, se han presentado proyectos a Nación para ejecutar otras 1.158 viviendas, otras 815 por el Programa Techo Digno, y 343 a ejecutar mediante entidades intermedias.

Pero en el período 2015 a julio 2018, de todos los proyectos presentados no se ha aprobado ninguno para Entre Ríos.
“Estamos viendo una curva descendente porque no se han iniciado nuevos grupos habitacionales. Se van terminando las obras licitadas en 2015, y al no tener nuevos inicios de obra, va a llegar un punto en el que no habrá más obras, con el riesgo laboral para los 320 empleados de IAPV y otros 3.100 indirectos.

Ese panorama se presenta aún cuando la Provincial ejecuta obras con recursos propios -en menor escala que si hubiera financiamiento nacional- y cuando IAPV registra un total de 20 mil personas inscriptas que demandan una vivienda.

 

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.