Por Leandro Bonnin (*)
Frente a las noticias que se van conociendo sobre abusos sexuales por parte de sacerdotes, incluso de sacerdotes considerados siempre como virtuosos y fieles, les dejo, con dolor en el alma, pero con la certeza de que traerá mucha luz, el artículo que el padre Olivera Ravasi publicara hace unos meses.

Suscribo cada palabra del mismo, y les aseguro que él habla con un enorme conocimiento de causa, ya que perteneció a una congregación cuyo fundador reúne las mismas características que aquí menciona en otros.
Gente buena, si leen el artículo, se van a dar cuenta que no es bueno “idolatrar” a los curas… No es bueno “canonizarlos en vida” ni alabarlos excesivamente, ni pensar que somos infalibles ni en el pensar ni en el obrar…
No nos hace bien a los sacerdotes, ni a los fieles, ni a la Iglesia.
Recemos, reparemos, amemos intensamente a Jesús, pidamos a María por la sanación de todos los que han sido víctimas de cualquier tipo de manipulación o abuso.
Y trabajemos para que nunca más ocurra, ¡nunca más! Si vemos algo que nos resulte sospechoso, no nos quedemos callados. Hablemos, corrijamos, acerquémonos en grupo a hablar. No acusemos sin fundamentos, pero si hay fundamentos, no callemos.

(*) Sacerdote entrerriano. Actualmente, reside en Villa Berthet, Chaco. Fue uno de los curas que en 2010 firmó una carta de denuncia contra otro miembro del clero, Justo José Ilarraz.