Los sin techo siguen estando presente en la ciudad. Buscan distintas lugares adonde guarecerse por las noches o en días de lluvia. María está en la Plaza Alvear, otros buscan refugio en los pasillos del Hospital San Martín, en algún recodo del Parque Urquiza, o, como últimamente, en las galerías del Museo Histórico Martiniano Leguizamón. Allí hay una parada permanente. En realidad, todos los refugios que arman son casi permanentes. Ahí queda, ahí se guarecen cuando no tienen otro lugar adonde ir.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.