La paranaense Sofía Savoy, de 23 años, volverá a la pantalla chica junto a Marcelo Tinelli, como parte del staff permanente de bailarinas de ShowMatch.

En 2014 ya fue parte de ese popular programa, aunque su nombre cobró dimensión mediática por su relación con el actor Nicolás Cabré.

“No puedo explicar la felicidad que siento. Vamos por otro año más!!!! #SHOWMATCH2017 @ Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

Eso escribió Sofía Savoy en su perfil de Facebook el 21 de mayo pasado, y muchos de sus más de 7 mil seguidores dispararon sus felicitaciones sin necesidad de mayores explicaciones: Sofía había superado el casting y se había convertido, nuevamente, en bailarina del staff permanente del show de Marcelo Tinelli, ese que comienza el próximo lunes y que concentra, en tres noches a la semana, la atención de millones de argentinos.

¿Por qué “nuevamente”? Porque esta paranaense de 23 años fue bailarina de ShowMatch durante la temporada 2014 y, si bien durante ese año conoció el lado B del show business, nunca ocultó sus ganas de volver al ruedo.

Camino a la fama


Sofía Savoy nació el 7 de marzo de 1994 en Paraná, en una familia integrada por sus padres Lorena y Nicolás, y sus hermanas Morena y Camila.

Se inició en el modelaje a los 12 años y a los 14 ya viajó a Buenos Aires a hacer publicidades. En el año 2012 ingresó al programa La Argentina Más Linda, en Canal Trece, con la conducción de José María Listorti y Denise Dumas. El llegar a la final le dio el empujón que necesitaba para ser parte de la agencia de modelos Multitalent y empezar su camino hacia la TV.

De su año de trabajo en Showmatch, Sofía contó en el suplemento “Mujeres Divinas de El Diario”, publicado en 2016, que “fue una experiencia increíble. Siempre miramos en casa el programa y de repente estar trabajando ahí adentro, la verdad se me hacía imposible creerlo… estaba viviendo un sueño. Lo disfruté mucho, pero no sólo por el programa en sí; la gente que trabaja ahí adentro es tan linda y tan humana… la pasás tan bien que no te dan ganas de irte nunca”.

El trabajar en Buenos Aires la obligó a vivir sin su familia y alejada de Paraná, ciudad que ama. Pero Sofía pudo disfrutar de esa nueva etapa en su crecimiento.

A lo que no se acostumbró fue a la exposición que le trajo aparejada la fama. Cuando comenzó su noviazgo con el actor Nicolás Cabré, no pudo mantener su vida personal fuera de los medios.

“La verdad es que al principio no la pasé bien. No estaba acostumbrada a eso. Las veces que se me acercaba Marcelo (Tinelli) durante el programa a preguntarme sobre el tema, lo sufría; soy muy vergonzosa, me ponía roja. Por otra parte tampoco me imaginé tener un fotógrafo en la puerta de mi casa o que me estén haciendo guardia una semana. Traté de manejarlo de la mejor manera; la realidad es que soy muy tranquila y relajada; yo no busco exponer mi vida, ni entrar a la fama por el lado mediático”, cuenta.

Esta etapa coincidió con un proceso de enfermedad de su mamá, por lo que el trago fue mucho más amargo.

Ahora, con su mamá recuperada, su primera experiencia capitalizada, dos años de mucho entrenamiento y un reciente noviazgo con el delantero de Colón, Mauro Dalla Costa, Sofía se prepara para deslumbrar en el escenario más popular del país. Su sueño vuelve a hacerse realidad.

 

 

Constanza Rosenbrok

Especial para Entre Ríos Ahora.