Todo parecía un nuevo conflicto que amenazaba no encontrar cauce y continuar en el tiempo.

Pero una reunión  después de mediodía entre el intendente Sergio Varisco y representantes del Sindicato Unión Obreros y Empleados Municipales (Suoyem) permitió alcanzar un acuerdo.

Ayer estaba prevista una audiencia de conciliación en la Secretaría de Trabajo, en la que las autoridades municipales sólo presentaron un escrito, lo que generó el enojo de los gremialistas, que se encolumnaron y en protesta se concentraron frente al edificio municipal.

El conflicto se había originado ante la falta de decisión en torno a la  regularización laboral empleados de la Unidad Municipal Nº 2.

Trabajo había dictado la conciliación, que en principio venció el 14 de este mes. Luego, fue extendida hasta el jueves pasado y las partes resolvieron un nuevo encuentro para este lunes 25.

 

De acuerdo a lo que señalaron desde el Suoyem, los reclamos pasan primordialmente por el pase a planta de los choferes con su categoría y adicionales correspondientes, después adicionales para recolectores, desmalezadores, sepultureros. Pero también hay reclamos en jardines maternales así como por problemas edilicios y principalmente reclamamos por la Unidad Municipal Nº2 “que se encuentra a la deriva, sin directores”.

Pero finalmente hubo acuerdo luego de la reunión entre el titular del sindicato, Jorge Brocado, y Varisco, y la Municipalidad accedió a regularizar la situación respecto a los choferes y contratos de la Unidad Municipal Nº2, pases de contratos de obra a servicio,  y de servicios a planta.

La regularización ocurrirá a partir del 1º de octubre e incluye el pase a planta de 70 trabajadores,  y de otros 15 con contrato de obra.