Dos presentaciones, una del exintendente de Gualeguay, Luis Erro, peronista; la segunda del exsenador Hugo Lesca, radical, se convirtieron en un duro escollo a sortear por parte de Ignacio Boris Nicolás Telenta para asumir como juez de Garantías y Transición N° 2 de Gualeguaychú: su pliego, que ingresó el pasado 5 de mazo en la Cámara de Senadores, todavía no consigue el acuerdo constitucional de ley de parte de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Acuerdos de la Cámara Alta, que preside Lucas Larrarte.

Antes de pretender un cargo de juez, Telenta fue fiscal en Gualeguay, y tuvo a su cargo la investigación penal preparatoria por la desaparición del empresario Omar Benvenuto. En realidad, la causa cayó en manos primera del fiscal Agustín Gianini, quien hoy está afuera del Poder Judicial, aunque viene batallando para que le devuelvan el cargo de secretario judicial.  Una orden de allanamiento, dispuesta sobre propiedades de Erro y Lesca en el marco de la averiguación del paradero de Benvenuto, derivó en escándalo. El procedimiento se fundó en un cruce de llamadas que, después, la Policía dijo que había partido de un error.

Primero, Erro y Lesca lo denunciaron a Telenta, pero esas actuaciones fueron archivadas; después, acudieron ante la Comisión de Acuerdos del Senado para trabar su designación como juez. Y a partir de esas presentaciones, el Senado empezó a pedir informes: primero, ante la Justicia provincial; luego, ante la Justicia Federal. Los senadores buscan determinar si Telenta, en su rol como fiscal en la causa Benvenuto, cometió algún error grave que amerite la denegatoria a la aprobación de su pliego. El Senado ya cuenta con todos los informes, y también con una serie de presentaciones de notas de declarado apoyo a Telenta.

Entre los que impulsan su designación como juez están los mediáticos fiscales federales Guillermo Marijuan, que se hizo muy conocido a partir de los operativos que llevó adelante en el Sur en busca de bolsos con dinero supuestamente enterrados en propiedades del empresario K Lázaro Báez; también, de Gerardo Pollicita, que imputó a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en el delito de encubrimiento del atentado a la sede de la AMIA.
“Considero que el Dr. Telenta, debido a su trayectoria tanto en el ámbito judicial como en el académico, reúne sobradamente los requisitos necesarios para ser designado en el cargo para el cual concursó y se encuentra ternado”, dice en su presentación el fiscal Marijuan.

Pollicita destacó el trabajo del candidato a juez de Garantías de Gualeguaychú en su paso por la Justicia Federal en Buenos Aires, “resaltándose las cualidades de contracción al trabajo, honestidad y respeto hacia los empleados, magistrados y funcionarios judiciales”.

También expresaron su apoyo los integrantes del Poder Judicial de Gualeguay, quienes destacan su trayectoria como fiscal, “resaltando entre sus cualidades su contracción al trabajo y su honestidad, considerando que el mencionado reúne las cualidades humanas y conocimientos técnicos necesarios para el desempeño del cargo para el cual ha sido propuesto”.

 

 

Entrevero


Claro que la suerte de Telenta depende más que de los antecedentes que haya reunido en su carrera, de los coletazos políticos del caso Benvenuto.

El caso Benvenuto  -un empresario que desapareció a finales de octubre de 2017 en Gualeguay y cuyo paradero aún hoy se desconoce- primero se tramitó en la Justicia provincial, pero después pasó al fuero federal. En el expediente de la causa figuran  sendas denuncias del senador provincial Hugo Lesca y de los hermanos Luis Erro -exintendente de Gualeguay- y Sebastián Erro contra los fiscales Ignacio Telenta y Agustín Gianini por los allanamientos que ordenó en sus propiedades en la primera semana de noviembre en el marco de la investigación del paradero del empresario Omar Benvenuto, de quien no se tienen noticias desde el viernes 27 de octubre.

Desde que la investigación se abrió, el domingo 29 de octubre, hasta aquí, han sucedido una serie de hechos que han puesto la investigación judicial en otro rumbo. El fiscal Gianini renunció a su cargo, presionado por los cuestionamientos a su accionar -es sobrino de Luis Erro-; el fiscal Telenta fue promovido a juez de Garantías, en reemplazo de Sebastián Elal, que ahora es fiscal coordinador de la Unidad Fiscal Gualeguay; y la averiguación de paradero del empresario Benvenuto salió de la órbita de la Justicia entrerriana y recaló en el fuero federal, con otra hipótesis: la del secuestro extorsivo.

Aunque el caso Benvenuto lo tramita ahora la Justicia Federal, la polémica quedó instalada.

En noviembre, Telenta acudió al Senado a una audiencia pública en el marco del concurso para ocupar el cargo de fiscal auxiliar en Gualeguay -trámite que luego quedó en el freezer a raíz de una acción de inconstitucional que presentó el exconvencional constituyente Juan Carlos Arralde- y entonces le recordaron aquellos incidentes de la causa Erro.

Entonces, el senador Roque Ferrari, presidente del bloque de Cambiemos, quiso saber si errores como el hecho de que se haya descubierto que un cruce de llamadas -parte de los fundamentos de los allanamientos, luego considerado errados- eran habituales en el trabajo judicial.

“Es la primera vez que me pasa”, admitió Telenta.

Otro integrante de Cambiemos, Raymundo Kisser, quiso saber si los fiscales de Gualeguy no habían “perdido objetividad” en el caso Benvenuto.

El 29 de mayo último, Telenta volvió a someterse a las preguntas del Senado, ahora para concursar como juez de Gualeguaychú, y otra vez las preguntas punzantes sobre el caso Benvenuto.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.