“Ellos pueden ganar, tienen abogado y yo no”.

La frase la dice Belén, la joven de Santa Elena que a fines de abril denunció por abuso a dos Testigos de Jehová y cuya causa tramita en la Justicia del departamento La Paz. Cada vez que se refería a su caso, soltaba aquella impresión con su voz suave,  como dicha sin esfuerzo y con algún rastro de temor. Pero ahora esas palabras quedaron atrás.

Una abogada de la ciudad del norte entrerriano se enteró del caso y decidió ayudar a las dos jóvenes denunciantes. Facebook fue nuevamente un canal de comunicación que llevó a la letrada a tomar conocimiento de la denuncia de Belén y de su prima Jennifer, de 18 años.

El 25 de abril, la red social fue la plataforma que eligió Belén para escrachar a Matías Vargas (35) y Vito Panza (28), los dos Testigos de Jehová que ya fueron imputados por supuestos abusos por el fiscal de La Paz, Facundo Barbosa.

La abogada que representará legalmente a Belén y Jennifer es Valeria Burkhard, conocida en Santa Elena por su trabajo en los casos de conflictos familiares y, además, por ser la jueza de Faltas de la ciudad.

“La idea es empezar a representarla, tanto en la denuncia que hizo ella como en la querella que ellos (los Testigos de Jehová) iniciaron. Recién estoy tomando conocimiento del caso”, dijo la abogada a Entre Ríos Ahora.

“Tomé conocimiento del caso por el Facebook  y me parece que es importante ayudarlas porque a veces hay causas que si no se les da una mano con un abogado quedan un poquito estancadas”, sostuvo.

“Me parece que hay que ayudarlas porque uno también tiene hijos y no es lindo que una persona quede impune si cometió semejante delito”, agregó.

Burkhard señaló que, una vez que se oficialice como abogada de ambas chicas, “lo más probable es que nos presentemos como querellantes en la causa penal poder aportar pruebas y trabajar en conjunto con el fiscal para que se llegue a buen puerto en esta causa”.

La contradenuncia 


Facebook volvió a aparecer en los expedientes judiciales cuando los dos religiosos denunciados interpusieron una contradenuncia por calumnias e injurias contra Belén, la chica que los escrachó en la red en abril. A la acción judicial también se sumó Laura Panza, esposa de Vargas y hermana del otro imputado. Representados legalmente por el abogado Roberto Juan Ignacio Martínez Zabala, exigieron a Belén que se retracte de lo que dijo y que elimine de la red la publicación que se viralizó por doquier.

El 6 de junio pasado, en el marco de esa denuncia, la justicia sentó a Belén frente a los tres Testigos de Jehová en una breve audiencia de conciliación que debió ser suspendida porque no tenía abogado. La razón: Belén y su familia no cuentan con recursos para pagarle a un profesional del derecho. Por eso estuvo sola en el salón de audiencias del juzgado de Garantías y Transición de La Paz, a cargo de la jueza Silvina Cufré de Millán.

Para la directora del área de la mujer de Santa Elena, María Elena Vega, que acompaña desde el principio del caso a las dos jóvenes denunciantes, esa exposición de la chica ante sus presuntos abusadores fue “violencia institucional”. La magistrada consultada por esa situación, aclaró: “Esa violencia institucional de lo que me acusaron, no es tal. Yo no organizo las audiencias; la organiza la Oficina de Gestión de Audiencias, que es una oficina administrativa, aparte del juez de Garantías”.

La abogada Valeria Burkhard consideró que estuvo “fuera de lugar” esa situación que debió pasar Belén, y finalizó: “No hay posibilidades de conciliación con estas personas, porque si ella está denunciando algo tan terrible como un abuso no hay posibilidad de conciliar nada”.

En los próximos días, la letrada se presentará formalmente como abogada de las dos jóvenes denunciantes de abuso en la causa penal que investiga el fiscal Facundo Barbosa.

 

Gonzalo Núñez

Especial para Entre Ríos Ahora