El presidente de la Junta de Gobierno de Tezanos Pinto, Ángel Cappellacci, se mostró sorprendido por las denuncia que publicó Entre Ríos Ahora respecto de la experiencia que atravesaron el sábado un grupo de ciclistas que había llegado hasta el pueblo. Cuando pretendieron tomar un descanso en la histórica estación de trenes de la localidad, ubicada a 17 kilómetros de Paraná, fueron desalojados con armas de fuego por los integrantes que desde hace un año y medio se han intrusado en esa propiedad del Estado.

Ese apeadero tiene dos siglos de existencia, y en 2012, en ocasión del centenario de Tezanos Pinto, fue remozado, e inaugurado con la presencia de autoridades provinciales. Allí, la Junta de Gobierno de Tezanos Pinto tenía previsto mudar sus instalaciones, pero desde hace un año y medio viene lidiando con una familia que pidió ocupar el lugar por 15 días y nunca más se fue. Se trata de una característica postal turística del pueblo, muy visitada. Eso hizo el sábado un grupo de ciclistas, fue a conocer la estación de trenes, pero fueron desalojados a los tiros por los ocupantes.

La estación ferroviaria de Tezanos Pinto se levanta en el año 1890 bajo el nombre de “Juárez Celman” en homenaje al presidente argentino de aquella época, habiendo donado los terrenos para su construcción el doctor Manuel Tezanos Pinto, propietario de los campos.  El cambio de denominación se produjo a fines del siglo XIX y, y así fue como adquirió el nombre actual la localidad.

Esa estación, en este siglo, tiene un uso peculiar: una familia, matrimonio más siete hijos, llegó hace casi dos años a Tezanos Pinto a emplearse en un tambo de la zona. Al poco tiempo, la relación laboral se quebró y se vieron en la necesidad de buscar lugar para vivir. Pidieron a la Junta de Gobierno que les cediera la estación de trenes.

“Fue por 15 días”, dice el presidente de la Junta de Gobierno. “Pero no se fueron más. Ahí se quedaron a vivir”, completa.

Ahora, asegura Cappellacci, no saben cómo pedirles que se vayan.

El sábado hubo un episodio de violencia con un grupo de jóvenes que fue a conocer ese lugar, que es público pero que está intrusado.

 

“No sabía nada de esto de las armas. Sabemos que está intrusado, pero no sabíamos de este tipo de episodio. A partir de lo que denunciaron estos chicos, empezaron a aparecer muchos otros testimonios. Lo que les pido a los damnificados que hagan la denuncia en la Policía de María Luisa, así nosotros podemos actuar y pedir que sea desalojado el lugar”, sostuvo.

Cappellacci sostiene que quiere recuperar la tranquilidad de Tezanos Pinto, un pueblo de 300 habitantes, y que continúe siendo un punto turístico de visita. “Nunca había pasado nada. Acá viene mucha gente a conocer la estación y lo que llaman como la casa embrujada, también visitan la gruta de la Virgen. Es impresionante la cantidad de gente que nos visita. Pero ahora nos pasa esto, y antes lo del pueblo embrujado que se habló por televisión. Evidentemente, nos han agarrado de punto”, se queja.

Y apunta a la necesidad de encontrar una solución, y evitar situaciones como las que se vivieron el sábado. “Así, el pueblo queda manchado, y queremos revertir eso”, plantea.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.