La provincia, a través del Ministerio de Salud, avanza en pos de protocolizar el abordaje de la problemática de las personas en situación de calle. En ese sentido, se llevó a cabo una reunión institucional en el hospital San Martín, donde referentes de los nosocomios de Paraná, junto a asesores legales, jefes de servicios y autoridades de la cartera sanitaria dieron los primeros pasos para la confección de la norma.

El director de Atención Médica, Mario Tizzoni, explicó que este encuentro surgió a partir de las reuniones convocadas por el defensor General de la provincia, Maximiliano Benítez, en conjunto con la secretaria de la Defensoría General, Lorena Calí, en las que se busca dar una respuesta integral a las problemáticas de las personas en situación de calle desde diferentes áreas. “Decidimos convocar a esta reunión para avanzar con mayor especificidad en las propuestas para responder a los problemas de salud que se pueden suscitar en este marco, avanzando en la elaboración de un protocolo que permita unificar criterios”, explicó el funcionario.

En este sentido, en la reunión fue presentado un proyecto de protocolo de actuación para efectores de salud, para ser estudiado y trabajado con el aporte de los actores presentes. Por lo tanto, desde el Ministerio de Salud y de cada institución se designaron referentes, “a fin de generar esta red de actuación y efectividad sanitaria, de modo que lleguemos antes a esta problemática y tengamos todos los caminos allanados”, manifestó Tizzoni.

En un principio se convocó a referentes de los principales efectores de la capital entrerriana dando continuidad a la tarea iniciada desde la Defensoría General de la Provincia, “pero la idea es implementar este protocolo de actuación en Concordia, Gualeguaychú y Concepción del Uruguay, que son los centros urbanos de mayor población en nuestra provincia”, añadió Tizzoni.

El director de Atención Médica precisó que además de los hospitales se buscará integrar a la red a los centros de salud de referencia de Paraná y Paraná campaña. “Son seis efectores satélites que tienen guardias de 24 horas: Ramón Carrillo, Arturo Oñativia, San Benito, Oro Verde, Colonia Avellaneda y el hospital Domagk, de nivel tres”.

Medidas consideradas

Las medidas a implementar desde Salud incluyen, desde acciones que se ejecutarán en el corto plazo, como el control de esquemas de vacunación y acciones de inmunización en terreno de la población objetivo, a la designación de un referente en cada institución (tanto en los hospitales como en los centros de salud con atención las 24 horas) para que se encargue del tema de modo de facilitar la resolución de estos casos.

También se prevé articular con las áreas pertinentes ajenas a la cartera sanitaria cómo proceder una vez que el paciente en situación de calle es dado de alta; y otro de los puntos planteados es planificar una red de optimización de camas, con un sistema de referencia y contrarreferencia, que permita descomprimir las internaciones en los efectores de mayor complejidad.

En este sentido, Tizzoni explicó: “El hospital San Martín es una institución de alta complejidad y resuelve problemas de toda la provincia, por lo que entendemos que no corresponde que además reciba a las personas en situación de calle en aquellos casos que podrían ser atendidos en hospitales de menor complejidad e incluso en efectores del primer nivel”.

Pero además de abordar la temática de las personas en situación de calle, en la oportunidad se planteó que actualmente se dan casos en los que pacientes que ya han recibido el alta permanecen internados en el hospital, incluso por meses. Esto implica que durante el tiempo que esa persona permanece institucionalizada luego de recibir el alta, el hospital cuenta con una cama menos para internación, por lo que un protocolo que permita optimizar las derivaciones y donde se plasme a qué actores e instituciones debe recurrir el hospital una vez que ha estabilizado al paciente también posibilitará responder mejor ante estas situaciones.