El conflicto suscitado en la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader) encontró finalmente un cause: el rector Aníbal Sattler decidió conformar una mesa de diálogo con los estudiantes para encontrar una solución a la falta de sede para dos carreras de la Facultad de Humanidades que hasta 2018 funcionario en el Complejo Juan Perón.

Se trata de los profesorados de Inglés y de Educación Especial correspondientes a la Facultad de Humanidades. Por decisión de la Facultad de Ciencias de la Vida y la Salud fueron sacados del Complejo Perón, y, de momento, están sin sede para arrancar el año académico 2019 el próximo lunes 25.

Los estudiantes realizaron una manifestación este martes frente al rectorado, en Avenida Ramírez al 1100, y en asamblea, decidieron nominar representantes de las dos carreras para participar de la reunión que habrá esta tarde con el rector. Será la segunda. La primera ocurrió este lunes. Sólo se trata de ámbitos de negociación: de momento no se ha llegado a ningún acuerdo que permita encontrar una solución.

Oficialmente, desde Uader indicaron que el rector Sattler, “motivado por la preocupación de no haber logrado aún una solución definitiva en la reubicación de los espacios” para los profesorados de Inglés y de Educación Especial, se convocó a una primera reunión este lunes. “El espacio -indicaron desde el rectorado- sirvió fundamentalmente para escuchar, debatir y proponer alternativas, considerando el valor que tiene en los procesos de construcción institucional el protagonismo de los movimientos estudiantiles. La reunión tuvo momentos de intensas discusiones, valorándose principalmente la voz y el reclamo de los protagonistas para lograr un acuerdo”.

En ese ámbito,  se decidió conformar un mesa de trabajo con representación de estudiantes, docentes y funcionarios de las facultades, el secretario de Bienestar Estudiantil de la Universidad y el rector.

Rodrigo Massimino, estudiante del Profesorado de Inglés, dijo que a pesar de esa mesa de diálogo que abrió el rector Sattler, “por ahora no hay ninguna solución. La última oferta, que se hizo el viernes, fue utilizar cuatro espacios en el Complejo Juan Perón para el Profesorado en Educación Especial. Y 13 espacios para Inglés en la Escuela Quirós. Pero cuando fuimos a chequear, Educación Especial en realidad tiene destinado dos aulas, una biblioteca y un cuartito chiquito. En ese espacio tienen que dar clase 200 estudiantes. Respecto de la Escuela Quiros, vimos que está bien desde el punto de vista edilicio. Pero no nos han dado la garantía de que nos lleven las materias troncales, para no tener que trasladarnos a la Escuela Normal para el dictado de esas materias. Además, está el tema del jardín maternal para las estudiantes que tienen hijos, y que los dejan en la Escuela Normal. Y resta el problema de la seguridad en la Escuela Quirós: el 90% de las estudiantes son mujeres y es una zona de mucha inseguridad”, planteó.

.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.