Un larga mesa extendida sobre la vereda de calle Andrés Pazos, en la Plaza Alberdi, ese espacio público muy apropiado por los paranaenses y que llaman, a secas, Plaza del Bomberos, llamó la atención a los transeúntes que pasaban este martes por la noche por el lugar.

Había una banda de música, gente sentada a la mesa aguardando su ración de comida, y muchos voluntarios dando vueltas por el lugar: era una rutina acostumbrada, atender las necesidades alimentarias de las personas que viven en la calle. Pero con una peculiaridad: sirvió también para llamar la atención de lo que se vive a diario en las calles de Paraná.

“Nos hemos acostumbrado, hemos naturalizado que haya gente en la calle. Pasamos al lado y ni nos damos cuenta”, alertó Katia, voluntaria de Suma de Voluntades.

Este martes por la noche se unieron varias organizaciones y algunos grupos de la Iglesia para hacer lo que se llamó como “una cena especial”, 150 raciones de comida servidas bajo la luz de la luna.

Organizada por Caritas Paraná, Un Cielo Nuevo -grupo de jóvenes de la Parroquia Nuestra Señora de la Piedad-, Suma de Voluntades y la Pastoral Universitaria, se realizó este martes por la noche la iniciativa de “Una Cena Especial”.

Cada noche, Suma de Voluntades atiende a 90 personas que viven en situación de calle, y la ayuda que dan -un plato de comida, el acompañamiento, , un abrigo- se procura en base a la solidaridad de la gente, que se acerca a la sede de la ONG a aportar donativos.

“La gente es muy solidaria”, dice Katia. “Nos ayuda mucho”, agrega.

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.