La representante del bloque Paraná de Pie, la concejal Elsa Ermácora, asumió el cargo de vicepresidenta primera del Concejo Deliberante de Paraná en reemplazo de Emanuel Gainza; en tanto, la vicepresidencia segunda quedó para Claudia Acevedo (Cambiemos).

El cambio de autoridades se oficializó durante la sesión de este lunes del Concejo Deliberante, en la que además hubo un fuerte cruce entre oficialismo y oposición en torno a la prestación del servicio de colectivos.

La jefa del bloque de concejales del Frente para la Victoria (FPV), Stefanía Cora, reprochó que  “la problemática del usuario del servicio de colectivos va por un lado y la agenda de campaña electoral del intendente Varisco va completamente en otra sintonía”, para agregar que “la agenda de la gente es el transporte público y hoy respecto de este servicio, en esta sesión no va a suceder nada, y el miércoles se vencen los veinte días de plazo para que este cuerpo se expida en torno al nuevo valor del boleto”.

Luego de un tenso cruce, el concejal Carlos González (Cambiemos) planteó: “Lamento que algunos legisladores utilicen este escenario, casa de la democracia, para llevar cuestiones cruzadas que poco tienen que ver con el tema, personalizando cuestiones, cuando en realidad estamos sufriendo un deterioro en el sistema de transporte porque el amigo (Ricardo) Jaime (exsecretario de Transporte de la Nación), se llevó parte de lo que tenía que haber puesto y porque además, deterioraron toda la estructura del transporte del país a partir de una malversación y dilapidación de los fondos públicos, que nos han sumergido en esta realidad”.

En realidad, el Concejo no trató en la sesión de este lunes el proyecto de ordenanza para actualización de la tarifa (de $14,85 a $22,80), tema que será tratada en la próxima sesión, prevista para el mes de abril.

Respecto del cambio de autoridades, definidas las vicepresidencias primera y segunda del Concejo, se informó que el bloque Cambiemos seguirá presidido por Karina Llanes; el FPV por Stefanía Cora; y Paraná de Pie por Santiago Gaitán .

La viceintendenta  se refirió a esta situación, al afirmar que “nadie puso en discusión la lealtad de Ermácora”, y aclaró: “Lo que está quedando de manifiesto acá es el sistema de lealtades al intendente, que no sé si es correcto o incorrecto, pero es lo que se mostró hoy”.

Etienot ha mantenido una relación ambivalente con las mujeres de Cambiemos y de Paraná de Pie.

A principios de noviembre de 2016, y tras una fracasada sesión en la que se trató el Presupuesto 2017, un grupo de edilas denunció a Etienot ante el arzobispo de Paraná, Juan Alberto Puiggari. La presentación obedeció a la reconocida militancia católica de la presidenta del Concejo.

La “denuncia” fue hecha por las concejales de Cambiemos. La “acusan” de incumplir el cánon 208 del Código de Derecho Canónico.

La piedra del escándalo fue una frase que pronunció Etienot en el recinto cuando se discutía el Presupuesto: “No soy hija de, ni mujer de, ni me acosté con nadie para estar acá”.
Es por lo menos novedoso que representes de los vecinos acudan a la Iglesia para resolver cuestiones institucionales.

Elsa Ermácora (Paraná de Pie), vicepresidenta primera del Concejo.

Claudia Acevedo (Cambiemos), vicepresidenta segunda del Concejo.

Stefanía Cora, titular del bloque del FPV.

Karina Llanes, presidenta de la bancada de Cambiemos.

La frase de Etienot motivó el levantamiento de su bloque, Cambiemos, que la denunció ante el área de la Mujer, la Dirección de Trabajo y también ante la Curia.

La denuncia fue realizada por las mujeres del bloque, Claudia Acevedo, Marta Zuiani, Elsa Ermácora y Karina Llanes, quienes consideran ofensivas las palabras Etienot.
En las presentaciones ante la Secretaría de Trabajo de la Provincia de Entre Ríos, y la Subsecretaría de la Mujer, se denuncia a la viceintendenta por las ofensas en virtud de considerarlo como una violencia laboral.

“En nuestro carácter de concejales del Bloque Cambiemos, nos dirigimos a fin de efectuar formal denuncia en los términos de la Ley 967 1/06 en razón de las reiteradas situaciones de violencia laboral que sufrimos desde hace varios meses por parte de la titular del cuerpo”, señala la denuncia.

En el comienzo del año legislativo 2018, y de cara al recambio de autoridades, Etienot quiso imponer un golpe de efecto: con el argumento de ubicar a mujeres en los puestos de conducción del Concejo, intentó desplazar a Gainza. No lo consiguió.

Entonces, Etienot planteó que “llegó el tiempo de las mujeres”, y por eso buscó desplazar a Gainza de la vicepresidencia primera y ubicar allí a la radical Ermácora. En tanto, la vicepresidencia segunda buscó que la ocuase la concejal Stefanía Cora (FPV), en lugar de su compañero de bancada Enrique Ríos.

Esa alianza, que sumaría a la concejal del Frente Renovador Silvina Fadel, pondría en manos de la oposición la mayoría: a los cinco ediles del FPV se sumarían Ermácora y Gaitán más Fadel. Cambiemos, así, quedaría en minoría.

Entonces, el movimiento de piezas no prosperó. Ahora, por medio de un acuerdo, Gainza se bajó de la vicepresidencia primera, y accedió a ese lugar Elsa Ermácora. Pero Ermácora ya no es figura del agrado de Etienot.

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.