El domingo 20, un día antes de que el tribunal dé a conocer el veredicto del juicio al cura Justo José Ilarraz, con siete denuncias por graves hechos de abusos y corrupción de menores en el Seminario Arquidiocesano Nuestra Señora del Cenáculo de Paraná, se desarrollará la “fiesta patronal”, precisamente, en el Seminario.

El encuentro al que convocó la curia incluirá el domingo 20 una misa y un “almuerzo patronal”. Desde la Iglesia anunciaron oficialmente que las tarjetas están “en venta”.

La información dice: “El domingo 20 tendrá lugar la Fiesta Patronal del Seminario Nuestra Señora del Cenáculo. Las actividades comenzarán a las 11, con la celebración de la misa, y luego, alrededor de las 13, se compartirá un almuerzo patronal. Las tarjetas están a la venta en cada parroquia y en la librería San Francisco Javier”.

La celebración en el Seminario ocurrirá un día antes de que se conozca el fallo del juicio al cura Ilarraz por los abusos denunciados, precisamente, en el Seminario. El lunes 21, a las 12,30, el tribunal conformado por los camaristas Alicia Vivian, Carolina Castagno y Gustavo Pimentel, dará a conocer el adelanto de sentencia, cuyos fundamentos se conocerán diez días después.

El Ministerio Público Fiscal –conformado por los fiscales Álvaro Piérola y Juan Francisco Ramírez Montrull- y los querellantes particulares reclamaron una pena de 25 años de prisión de cumplimiento efectivo, y prisión preventiva hasta que la condena quede firme. Durante el juicio, que se extendió entre el 16 de abril y el 10 de mayo, los fiscales dieron por probados los abusos, entendieron que quedó acreditado el daño psicológico producido en las víctimas, y entendieron que existieron agravantes, como el hecho de que Ilarraz era miembro del clero, estaba a cargo de los menores y que además contó con el silencio, convertido en encubrimiento, de parte de la jerarquía de la Iglesia de Paraná.

Hay, además, un testimonio clave en el juicio. El cardenal Estanislao Esteban Karlic afirmó en la Justicia, como ya lo había hecho en 2014, que el cura Justo José Ilarraz estuvo al tanto de la investigación diocesana que ordenó en 1995, tras conocer las primeras cuatro denuncias por los abusos en el Seminario. También, dijo que reconoció su autoría en los hechos y que pidió perdón de dos modos diferentes: a través de una carta pública que redactó en Roma, lugar en el que residió entre 1993 y 1997, y también ante el propio cardenal Karlic.

“El pedido de perdón lo hizo en relación a los hechos que se le imputaban sobre su relación con algunos seminaristas. Reconoció su culpabilidad en los hechos”, respondió Karlic a la pregunta número 13 del pliego de consultas que le formuló el Ministerio Público Fiscal en el juicio a Ilarraz, declaración a la que accedió Entre Ríos Ahora. “Tengo la seguridad de que ello ocurrió por cuanto hechos posteriores así lo confirman. Uno de ellos es que nunca volvió a la Arquidiócesis, lo que es expresión del cumplimiento de la sanción”, escribió Karlic al responder las 30 preguntas que le formuló la Fiscalía.

Karlic, el arzobispo Juan Alberto Puiggari y el obispo de Concepción, Tucumán -último destino de Ilarraz-, José María Rossi, declaran por escrito en el juicio, y este miércoles se conocerá lo que respondieron a los pliegos de preguntas de la Fiscalía, los querellantes y el defensor de Ilarraz.

Ilarraz había desmentido una aseveración brindada por Karlic durante su primera declaración, en 2014, en la etapa de instrucción de la causa Ilarraz, el sacerdote a quien siete víctimas denunciaron por graves casos de corrupción de menores que ocurrieron en el Seminario Arquidiocesano de Paraná, y cuyo juicio oral empezó en Paraná el lunes 16 de abril. En su declaración indagatoria del 24 de junio de 2015, el exprefecto de disciplina del Seminario –desempeñó esa función entre 1985 y 1993- negó haberle pedido perdón a Karlic, y aseguró que nunca fue notificado de la investigación que se ordenó en 1995.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.