Septiembre será propicio para abrir nuevamente las puertas de Casa Alborada (Soler 3057, Barrio Thompson). Es que el sábado 3, a las 21,30 se presentarán el bandoneonista Santiago Arias (Jujuy) y el guitarrista Martín Páez de la Torre (Tucumán).
Arias interpreta en el bandoneón huaynos, bailecitos y zambas, y aunque conserva en su forma de ejecutar el instrumento el característico paisaje folclórico de la Quebrada, es también un músico que se mueve cómodamente entre lenguajes modernos. De la Torre toca guitarra y roncoco, con los que desentraña un repertorio de canciones de su autoría y de otros compositores propio del lugar que lo vio nacer, el Tucumán de Juan Falú, intrínsecamente ligado a su aprendizaje.
Ambos, tocarán parte de sus repertorios individuales y recorrerán en dúo otros territorios de la música argentina.
La entrada tendrá un costo de 100 pesos en puerta. Por anticipadas a $80 contactarse al 154 380 368.
Habrá servicio de cantina con comida y bebida.
Acerca de los músicos
Santiago Arias nació en 1988 en San Salvador de Jujuy, hijo de madre bonaerense y padre tucumano, y se crió en el pueblo de Tilcara. Allí empezó a conocer la música en el bombo legüero y luego en la guitarra con la enseñanza de sus padres; desde su nacimiento mamó la cultura de la Quebrada de Humahuaca. Estudió piano durante un período de su infancia, luego bajo eléctrico y más tarde se inició en el bandoneón con Juan Carlos Marín.
Radicado en Buenos Aires, estudió en el Conservatorio Manuel de Falla, y tomo clases de bandoneón con Dino Saluzzi y bajo eléctrico con César Franov. En 2014 editó su primer disco solista, “Fuellisto” (bandoneón solo, folclore) habiendo ganado el Premio Fondo Nacional de las Artes (2013).
La mayor parte de su formación se atribuye a lo compartido y aprendido de los músicos con los que compartió la música, desde su niñez hasta la actualidad.
Integra el grupo La Cangola Trunca junto a Hugo Maldonado, Mariano Agustoni y Quintino Cinalli; el Dúo Arias-Castro junto a Sebastián Castro, el trío de folclore carpero Ojo Alegre con Hugo Maldonado y Facundo Soto; y formó parte del grupo estable de Quintino Cinalli, y las orquestas de tango Misteriosa Buenos Aires, Orquesta Típica Almagro y Orquesta Típica San Osvaldo.
Martín Páez de la Torre es guitarrista, charanguista y compositor, nacido en Tucumán en 1978. Ha interpretado su música en salas de concierto de España, Francia, República Checa, Bélgica, Rusia, Alemania, Inglaterra, Venezuela, Colombia, Perú, Uruguay y así también en la Argentina.
Ha actuado junto a las orquestas Sinfónica y Juvenil de la Universidad Nacional de Tucumán, la Orquesta del Conservatorio de Tucumán, la Orquesta Estable de Tucumán, y el ensamble belga Desafinado, con el que interpretó sus obras para Charango y Cuerdas en el Théâtre Saint-Michel de Bruselas en 2010 y en el BOZAR de la misma ciudad en 2013.
Sus composiciones han sido grabadas, publicadas en libros e incluidas en radio, televisión y cine. Ha editado dos discos: “Charcos” (2010) y “Manos para la miel” (2011), este último con el apoyo del Fondo Nacional de las Artes.
Coordina la Sede Tucumán del Festival Internacional de Música “Sonamos Latinoamérica”
Fue premiado y becado por La Scala de San Telmo ( Premio Nacional 2002), el Fondo Nacional de las Artes (Beca 2007 y Premio Nacional 2011), el Festival de Guitarras del Mundo (Premio Nacional 2011) y el Consejo Federal de Inversiones (Premio Nacional 2000). Profesor formado en el Instituto Superior de Música de la Universidad Nacional de Tucumán, aunque también entre amigos y guitarreadas, se desempeña como docente de Guitarra y Música de Cámara en el Conservatorio Provincial de Música y en la Escuela Superior de Educación Artística de Tucumán.