“Flaco”.
Así le pusieron al perro que un día apareció en la casa de Silvia Muñoz.
Se encariñaron y lo adoptaron como propio.
Se hizo parte de la cotidianeidad de la familia.
Hasta que no supieron de él por horas, largas horas.
Durante tres días, en los últimos tres días, “Flaco” desapareció.
Raro. Silvia Muñoz se extrañó cuando no lo vio, cuando se dio cuenta de que no respondía a sus llamados, cuando no lo tuvo cerca, como había estado siempre, desde ese día que llegó siendo cachorro.
Silvia Muñoz iba a todos lados acompañada por “Flaco”.
Volvió –lo devolvieron—el domingo.
“Aquí apareció hoy a la mañana llorando en mi puerta…baleado..casi ahorcándose con el cordón q le habían atado al cogote!!!! Que Dios lo perdone al q se le lo llevó para hacerle lo q le hizo..Dios m escuchó y Él volvió arrastrándose ahora Fabiana me lo va a curar”.
Eso posteó Silvia Muñoz, mamá de una de las víctimas que denunció por abusos al cura Juan Diego Escobar Gaviria, en Lucas González.
Silvia es la mamá del nene de 3 años, cuyo testimonio sirvió para que a finales de octubre la Justicia comenzara a intervenir, y hoy ya tenga acumuladas cuatro denuncias contra el sacerdote.

Escobar Gaviria ya no está en Lucas González, ya no ejerce como cura, pero a su alrededor se mueve una corte de incondicionales que defienden su postura y, a la vez, ataca a quienes piden que la Justicia investigue los abusos.
Silvia Muñoz no cree que se trate sólo de un accidente: “Flaco”, el perro, volvió con tres balazos en el cuerpo.
Lo entendió como un hecho más de intimidación.
Otro de los jóvenes que denunció a Escobar Gaviria tuvo que abandonar Lucas González y radicarse en Buenos Aires ante el acoso del que era víctima.
Enterados de la situación, desde la red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico repudiaron el hecho. Dijeron que se tratan de actos “de carácter mafioso perpetrados contra la familia denunciante del cura abusador de menores Juan Diego Escobar Gaviria en Entre Ríos Argentina !!! Esta Red se solidariza y espera que este hecho no quede impune y que esta familia pueda seguir viviendo con tranquilidad !!!”
Silvia Muñoz ya protagonizó la semana última una fuerte polémica con el arzobispo Juan Alberto Puiggari.

El martes 3, Puiggari la visitó en su casa de Lucas González, y según Silvia Muñoz, en esa oportunidad el arzobispo se refirió a Escobar Gaviria como “pedófilo manipulador”.
Puiggari intentó despegarse y desmentir a la mujer, pero se entreveró en una entrevista con un conductor radial de Lucas González que ya tiene postura
Puiggari se molestó ante el hecho de que trascendiera un diálogo suyo con la mamá de una víctima. Aunque no habló de víctima. Habló de “supuesta víctima”. Argumentó que utilizaba un lenguaje equidistante en razón de que en cualquier momento desde Roma le pedían que se constituyera en juez y juzgara el proceder de Escobar Gaviria.
Pero Silvia Muñoz está segura de lo que escuchó el martes por la noche, en su casa: “Yo sé lo que me dijo, porque lo grabé. Yo loca no estoy. Decir que yo dije lo que él no dijo, es como decir que estoy loca”.
—¿A qué fue a Lucas González Puiggari?
–Puiggari vino a Lucas porque yo lo mandé llamar. Lo primero que le dije a las monjas del colegio es por qué Puiggari, a finales de octubre, vino y no habló con la familia de la víctima. Cuando lo mandaron a Fariña, volví a preguntar por Puiggari. Le pregunté a la madre del colegio: por qué Puiggari no venía a hablar conmigo, y se interioriza por lo que estábamos pasando. Vino con el cuento de que anda recorriendo a las víctimas porque el Papa le había mandado un comunicado que plantea la tolerancia cero, para que se ocupe de los abusos. Pero me vino a visitar solamente a mí.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.