El premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel formó parte del auditorio que colmó las instalaciones del Centro Cultural y de Convenciones La Vieja Usina, de Paraná, durante el concierto homenaje que brindó la Orquesta Sinfónica de Entre Ríos, este sábado por la noche.

La homenajeada resultó ser Lidia “Nené” Camiolo de Salerno, fallecida el 22 de febrero último, quien fuera “miembro fundador de la Orquesta Sinfónica de Entre Ríos y también fue una de las contadas mujeres que integraron el organismo durante las primeras décadas, contribuyendo a la profesionalización de la mujer en el arte”, según destacó la arpista Marcela Méndez.

El concierto, con entrada libre y gratuita y que se desarrolló en el marco de las actividades por el Mes de la Mujer, contó con la presencia de cantantes de altísimo nivel: la mezzo soprano Guadalupe Barrientos y el tenor Gustavo López Manzitti.

Barrientos fue finalista de la Competición Internacional de canto “Neue Stimmen” 2011 y resultó galardonada por la Asociación de Críticos Musicales como “Mejor Cantante Argentina 2012”. Se ha destacado en algunos de los escenarios más importantes del mundo. En el Teatro Colón de Buenos Aires ha protagonizado, entre otras, Der Rosenkavalier, Cavallería Rusticana, La Cenerentola y el Gato con Botas.

Gustavo López Manzitti ha cantado frecuentemente en los Estados Unidos y es una de las figuras centrales del género en Argentina. Pero su sensibilidad artística lo llevó también por otros caminos: integró durante tres años Les Luthiers, formó dúo con Leo Maslíah y en el Teatro Maipo tuvo a su cargo el rol del tenor Tony Candolino en la versión local de la obra Master Class/Maria Callas, junto a Norma Aleandro y bajo la dirección de Agustín Alezzo.

El programa del concierto incluyó una primera parte dedicada a la obra de Amanda Guerreño (Tres bocetos sinfónicos), y una segunda instancia con interpretación sobre obras de Gustav Mahler: La canción de la tierra, Sinfonía lírica sobre textos de Li Tai Po; Canto báquico sobre la miseria terrenal; El solitario en otoño; De la juventud; De la belleza; El borracho en primavera y La despedida.

Guerreño estuvo presente en el concierto junto a su esposo, el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel.

Pérez Esquivel recibió el Nobel en 1980, como reconocimiento a su lucha contra la dictadura desde el Servicio de Paz y Justicia (Serpaj).

 

 

Foto: Gentileza Julián Villarraza.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.