Nada ha ocurrido desde que dos chicos fueron sacados del hogar adonde habían ido a vivir, en guarda preadoptiva, y de donde fueron sacados por el Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia (Copnaf) ante la sospecha de que eran sometidos a situaciones de violencia.

Nada supone que la causa penal que se originó tras la denuncia por supuesta violencia por parte de la defensora Lorena Calí y que tramitó la fiscal Natalia Tafarel no avanzó en ningún sentido y está prácticamente varada.

Nada supone que el Juzgado de Familia de Diamante, a cargo de la jueza Ana Cristina Quinteros Fagetti, no resolvió cerrar el trámite de guarda preadoptiva que tenía el matrimonio conformado por Martín Navarro, exasesor legal de la Defensoría del Pueblo, y su esposa, Viviana Almada, y no ha definido nada en ningún sentido: ni devolverles los niños a la pareja  Navarro/Almada ni tampoco dar por concluido ese proceso, cerrar, y poner a los chicos otra vez en condición de preadoptabilidad, de modo que puedan encontrar otra familia que los acoja.

Entonces, desde diciembre, cuando fueron sacados de ese hogar al que habían llegado por un trámite de adopción que llevó adelante primero la jueza Eleonora Murga, a cargo del Juzgado de Familia, pero que ahora, con acuerdo del Senado, es jueza de Familia en Paraná, los chicos, dos hermanos, están alojados en un hogar de menores de Concordia.  El huevo de la serpiente habrìa que encontrarlo en el inicio mismo del trámite de adopción: el defensor general Maximiliano Benítez dijo que la jueza Murga no atendió los informes técnicos que desaconsejaban la

Los dos hermanos, un nene de 12, una nena de 10, comenzaron un proceso de vinculación con la pareja que pretendía su adopción plena en el 1º octubre de 2013. El 11 de diciembre de 2014, la jueza Murga los entregó en guarda preadoptiva a los Navarro/Almada.

La sitaución para ellos, los chicos, cambió de modo violento después de aquella mañana, la mañana del 2 de diciembre de 2016. Martín Navarro, que entonces era asesor legal de la Defensoría del Pueblo, llegó a trabajar en su camioneta Toyota, la estacionó sobre calle Alem, bajó con la nena, dejó al nene adentro del vehículo, durmiendo, y se fue a cumplir con los trámites que debía concretar.

Un grupo de empleados de una repartición municipal próxima vieron la situación: el chico permaneció, solo, durante casi cuatro horas adentro de la camioneta. Nadie vino en su búsqueda, nadie se acercó a llevárselo. Creyeron que la situación no era corriente, y llamaron, primero, a la Policía; después, a la guardia del Copnaf.

Así, empezaron dos acciones: una, la Justicia intervino con una investigación penal ante la probable figura de maltrato, tal como el chico refirió en los primeros contactos que tuvo con los técnicos que lo asistieron; otra, el Copnaf pidió a la Justicia la aplicación de medidas excepcionales de protección, consiguió sacar a los hermanos del hogar que habitaban, y se le prohibió al matrimonio Navarro/Almada todo contacto.

La situación, todavía, se mantiene, han ocurrido dos hechos curiosos: la pareja Navarro/Almada efectuó dos presentaciones, una contra Ariel Villanueva, director de Restitución de Derechos del Copnaf, a quien acusan de haberse excedido en sus funciones. El planteo fue rechazado por el organismo. También, efectuaron una denuncia ante el área de Violencia Social del Ministerio de Salud.

En ningún momento fueron ante la Justicia, particularmente el Juzgado de Familia de Diamante, que es el que tiene que resolver la situación de los hermanos.

Lo que sí hicieron fue acercarse, en violación a una orden judicial, hasta el hogar que habitan los hermanos en Concordia: les dejaron regalos, y en los regalos, mensajes escritos, diciéndolos que están procurando regresarlos con ellos.

En el Copnaf creen que los dos hermanos no pueden volver a ese hogar, y que la Justicia deberá resolver, más temprano que tarde, volver a poner en una lista de adoptabilidad. “Ahora hay una medida excepcional prorrogada –cuenta una fuente–. Pero vencida esa medida excepcional, la jueza de Diamante deberá resolver. Nosotros entendemos que sigue siendo nociva para los chicos volver con esa familia. Desde el organismo vamos a pedir que vuelvan a estado de adoptabilidad”.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.