Por Víctor Hutt (*)

 

El viernes 2 de marzo se realizó en Concepción del Uruguay el concurso abierto de cobertura de suplencias en cargos de ingreso y ascenso de primaria, inicial, especial y adultos.

Fue una verdadera fiesta para los que defendemos el ingreso por concursos. Fueron alrededor de 15 horas ininterrumpidas de concurso, donde se vieron muchas caras felices por acceder a los cargos.

Para mí fue especialmente emotivo porque se hizo en el edificio de mi escuela, por primera vez y porque todas las maestras recién egresadas, alrededor de 25, que fueron mis alumnas de la práctica hasta diciembre del año pasado, accedieron a su primer cargo, iniciaron su soñada carrera docente.

Pensando en todo lo que sucedió en esa hermosa jornada no queda otra que sentir felicidad.

Pero pasado ese día y haciendo los análisis que tenemos que hacer, es cuando comienzan a aparecer cuestiones que nos dejan un sabor amargo y paso a explicar.

Todas mis ex alumnas recién recibidas se fueron con cargo, pero además quedaron cargos sin cubrir: es el primer concurso del año, ¿qué nos queda hacia el futuro? No habrá maestros disponibles para las próximas necesidades de coberturas de cargos por jubilaciones o licencias, eso significa que no tenemos la cantidad de maestros para cubrir la demanda educativa de nuestros gurises.

A partir de ahora, seguramente se autorizará el acceso al doble cargo por el artículo 40, que se aplica cuando faltan maestros para cubrir vacantes, algo que hace 10 años no existía en nuestra ciudad, de a poco se fue aplicando al principio en los meses finales del año, ahora desde los primeros meses.

Antes, un maestro recién recibido tardaba años en acceder a su cargo, porque había muchos maestros; ahora, faltan y la situación se agrava, porque cada año el número de egresados como maestros es mucho menor respecto a la cantidad de maestros que se jubilan.

Sin lugar a dudas, uno de los factores determinantes de esta crisis es el bajo salario, que le propone a un joven estudiar una carrera de cuatro años para cobrar un sueldo inicial que se encuentra un 33 % por debajo de la línea de la pobreza, pero estamos gobernados por sistemas capitalistas que entienden que si baja la demanda de interesados en vender su fuerza de trabajo es necesario subir el valor que se ofrece, el juego de la oferta y la demanda lo llaman, pero no lo hacen, porque sin dudas el vaciamiento de maestros es una crisis planificada, como lo venimos denunciando hace mucho tiempo.

Pero consideremos además que faltan escuelas que acompañen el crecimiento vegetativo de la población. Si hay pocos maestros para pocas escuelas, significa que estamos muy lejos de tener un sistema educativo de acuerdo a las necesidades de la población.

Esto mismo que se ve en primaria se repite en secundario. Cada vez es mayor la falta de profesores de algunas asignaturas determinadas, lo que se tapa con la cobertura de horas por personas sin título docente.

En la actualidad, cada vez es mayor el número de personas que no estudiaron para ser docentes y desempeñan roles docentes, lo cual no es lo esperado cuando se habla de calidad de la educación.

Preocupante, pero más preocupante es que a esto lo venimos denunciando hace muchos años, cuando esta crisis se empezaba a mostrar y no se hizo nada para revertirlo, hoy se manifiesta plenamente y tampoco se buscan soluciones desde los gobernantes que en épocas de campaña hablan maravillas de lo que piensan hacer en Educación.

Concretamente, en este momento desde el gobierno nacional y desde el provincial, se pretende empobrecer aún más a los docentes, se pretende producir una baja del salario real del 10 %, pretendiendo otorgar un aumento del 15 % en cuotas ante una inflación prevista no menor al 25 % y se utiliza a la educación como modelo de ajuste salarial para el resto de los trabajadores, evidentemente una profunda declaración de que no les importa en lo más mínimo el deterioro del sistema educativo.

Como decía antes, a esto lo venimos anunciando hace mucho tiempo, para muestra comparto un documento difundido por todos los medios desde Agmer Uruguay el 14 de diciembre de 2009, hace muchos años, tuvieron muchos años para evitar que nos quedemos sin maestros.

 

(*) Rector de la Escuela Secundaria para Adultos N° 12 de Concepción del Uruguay