Uno de los principales autores de la literatura entrerriana, vuelve a su provincia este jueves para presentar su obra más reciente. Este jueves, desde las 20,30, en la sala 1 del Centro Cultural La Hendija, Orlando Van Bredam compartirá con sus lectores locales una conversación introductoria para adentrarse en una historia fascinante: “Nadie detiene a las ambulancias”.

 

Orlando Van Bredam vive en El Colorado, Formosa, hace más de 40 años. En la zona se lo considera un escritor de allá, casi al estilo de Alfredo Veiravé en el Chaco.  Pero Van Bredam es de Entre Ríos, de Villa San Marcial para ser más precisos.

Justamente con un personaje que vuelve del norte, luego de muchos años, a revisar su vida, su origen y su destino en el punto de partida, Van Bredam regresó aquí con su literatura.

Desde entonces la relación se hizo cada vez más cercana y fluida con Entre Ríos. Tal vez más cercana que nunca. Muchos lectores descubrieron ahora, la prolífica obra de un escritor que sabe construir buenas historias, sin aburrir jamás.

Fundación Editorial La Hendija publicó en primer lugar “La música en que flotamos”, pero después vinieron otras tantas experiencias literarias que van a palpitar entre los mejores capítulos de las historias contemporáneas editadas por aquí: la increíble historia del Gigante González, “Mientras el mundo se achica” y la hermosa reunión de tres novelas breves que llevan por nombre final “La mujer sin obligo”, tal vez una de las obras culmines de Van Bredam.

Posteriormente o, más bien, en esa corriente del reencuentro con gente de aquí, luego de 40 años allá en el norte, Van Bredam también se dio la posibilidad de publicar con La Hendija su novela de mayor reconocimiento: “Teoría del desamparo”.

Este jueves el autor estará en Paraná presentando su última novela “Nadie detiene las ambulancias”. Desde  las 20,30, estará en la Sala 1 de La Hendija para conversar con sus lectores. Y siempre, sus lectores lo saben, es una hermosa oportunidad conversar con Van Bredam.

Sobre el libro


La reseña del libro de Van Bredam que se presentará este jueves, escrita por Julián Stoppello, adelante lo que sigue sobre “Nadie detiene a las ambulancias”, ilustrado maravillosamente por el talentoso Lisandro Estherren:

“Las muertes se suceden en un pueblo calcinado donde nunca pasa nada y resulta que el principal sospechoso es un tipo que no despierta ninguna sospecha. Pero ahí está, desmemoriado y culpable, el gordo Estévez. Y ahí está esa mujer que se aleja, los amigos que le dan la espalda y un policía mañoso que lo persigue en un paisaje yermo y súbitamente desconfiado como un espectro cruel.

La vida, de un momento para otro, puede volverse una pesadilla espantosa.

O será, en realidad, que el horror se construye con tiempo, entre cucharadas de rencor, que en esos parajes se dispensan -a veces y de prepo-, cuando nadie parece ver lo que pasa, aunque todos sepan, exactamente, como suena el susurro hiriente de los secretos.

Orlando Van Bredam construye, con maestría, una novela de misterio en un lugar donde solo él puede entrar hasta en lo más profundo y salir con una sonrisa ladeada en la boca.

Nadie detiene las ambulancias es pariente del clima y el ritmo de Teoría del desamparo, pero con sus propias reglas y sus propios laberintos: aquí hay gente de barro y de a pie, pateando el polvo, con el castigo del sol en la nuca, queriendo pensar que el infierno es solo un entuerto de nubes pesadas, un paréntesis entre la calma habitual.

Pero nunca se sabe”.