El presidente municipal destacó el trabajo conjunto con la administración del gobernador Gustavo Bordet en el dragado de la Toma Nueva mediante una draga de propiedad provincial. A su vez, valoró la recuperación de la estabilización de las barrancas en la Toma Vieja y en acondicionar la zona para el disfrute del verano para paranaenses y turistas. “Se pueden hacer obras públicas y de calidad; lo público no tiene porqué ser mediocre”, definió.
Varisco recorrió las obras de dragado del río en la zona de la Toma Nueva y las tareas de mejora en la Toma Vieja con vista a la temporada estival.
Primeramente se refirió a los trabajos en la Toma Nueva: “Hemos contratado la draga de la provincia en un trabajo conjunto con el gobernador. Esto se debe a que la ciudad de Paraná tiene dos tomas de agua, una de 1987 y la más vieja que data de la década del 40, y como el río fue sedimentando corremos el grave riesgo de que ambas tomas de agua cruda y todo el servicio de Obras Sanitarias se vea afectado”, destacó.
El intendente señaló luego que “se observa que hay mucho barro, ha sedimentos conformados por arena y se han generado pastizales. Esto debería haberse hecho hace mucho tiempo, es un trabajo que requiere de mucho mantenimiento y hace más de una década que no se hacía. Los trabajos van a tener un costo para el municipio, pero lo importante es que comenzamos a trabajar, y en menos de un mes vamos a tener rehabilitado bien y sin ningún riesgo para la producción de agua potable, lo que es la toma de agua tanto de la vieja, como de la nueva”.
El jefe comunal finalmente observó que estas obras son vitales para la salubridad de la población: “Con estos trabajos no tendremos problemas de suministro de agua potable para Paraná. Si no hiciéramos este dragado, correríamos el riesgo de que no se pudiera extraer el agua cruda y podría quedar la ciudad prácticamente sin agua”.

En la Toma Vieja
Luego, en su recorrida por la Toma Vieja, el presidente municipal observó como personal del Centro Integrador de Servicios Ciudadanos inició hace unos meses un trabajo de estabilización de barrancas, “ya que lo que hoy vemos terrazado antes era a pique, y con grave riesgo de derrumbe. Por cierto que falta mucho por hacer pero se logró estabilizar especialmente la zona de la chimenea histórica que tuvo la Toma; después se trabajó en la limpieza para recuperar la vista al río, con la idea de hacer un mirador en un lugar que permite una de las vistas más lindas de la ciudad de Paraná. Además, hay trabajos de refacción en toda la Toma para lo que va a ser la época del verano y la zona de las piletas”.
Con estas obras, Varisco hizo hincapié en que toda esta recuperación de zonas costeras “va a ser un espacio público de calidad para los paranaenses y los turistas, vamos a recuperarlo del abandono, y que sea un espacio de mucha calidad. Lo público no tiene por qué ser mediocre, tiene que ser de mucha calidad”.