Con la presencia de representantes de la Iglesia Católica, y otros credos, este domingo se realizó en Paraná la marcha “por las dos vidas” contra el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), con media sanción de Diputados, y que se debatirá en el Senado de la Nación el miércoles 8 de agosto.

Enarbolando banderas argentinas y globos celestes,  los manifestantes antiderechos partieron desde el Monumento a Urquiza, en la Costanera Alta, hacia Casa de Gobierno. Una vez en la Plaza Mansilla, cantaron consignas contra el aborto legal, proyectaron un video en el que se afirma que hay negocios ocultos detrás del proyecto, leyeron un documento e incluso le realizaron una supuesta ecografía a una mujer embarazada, casualmente, de 14 semanas, como el límite que establece el proyecto para interrumpir el embarazo.

En la jornada hubo dos pedidos de relevancia: al gobernador Gustavo Bordet se le exigió que elimine el protocolo de aborto no punible, y a los senadores nacionales, que voten en rechazo al proyecto de ley de legalización del aborto.

Entre las presencias más destacadas, como sucedió en la marcha del 10 de junio –previo al debate en Diputados- estuvieron el cardenal Estanislao Esteban Karlic –que archivó durante 16 años la investigación diocesana sobre los abusos del cura Justo Ilarráz-; el cura comisario Hernán Quijano Gueselaga; César Pazo,  cardiólogo y exmilitante del PPR y excandidato a intendente de Paraná por el Frente Renovador; Alejandra Pérez, la abogada del cura pedófilo Juan Diego Escobar Gaviria, que purga una pena de 25 años de cárcel en el penal de Victoria; y el diputado provincial y presidente del Partido Justicialista de Paraná, Gustavo Guzmán.

Sin embargo, los asistentes que se llevaron los aplausos de los manifestantes “pro vida” fueron el intendente radical Sergio Varisco y la concejal Claudia Acevedo (Cambiemos), que llegó con un pañuelo celeste atado en su muñeca.

“Como pueblo paranaense, como pueblo entrerriano, le agradecemos su presencia manifiesta, su presencia concreta en esta manifestación pro vida”, dijo una de las locutoras desde el palco.

Otra voz femenina que condujo el acto se sumó al agradecimiento: “Es importantísimo para nosotros contar con la presencia del intendente. La verdad que estamos agradecidos y muy sorprendidos que se haya hecho presente en esta tarde. Le agradecemos por haber venido y como pueblo entrerriano también le pedimos salvemos las dos vidas”.

Contra el aborto no punible

El diputado provincial justicialista Gustavo Guzmán.

El documento que se leyó frente a Casa de Gobierno tuvo como destinatarios principales a los senadores nacionales Pedro Guastavino, Sigrid Kunath, del PJ; y Alfredo De Angeli, de Cambiemos. Para los dos primeros hubo abucheos cuando se mencionó que votarán a favor del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo. En tanto, para el ruralista hubo vivas y aplausos por su posición en contra.

En el plano local, exigieron al gobernador Gustavo Bordet y a la ministra de Salud, Sonia Velázquez, que eliminen el Protocolo  de Aborto No Punible que rige en la Provincia, al que calificaron de inconstitucional.

El mismo surgió tras la sentencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en la causa “F.A.L. s/ Medida Autosatisfactiva”, del 13 de marzo de 2012, que exhortó a las provincias a adoptar protocolos que dejen en claro a los organismos de salud cómo actuar ante casos de aborto no punible. El Código Penal en su artículo 86 –legislado en 1921-, garantiza el acceso a la interrupción del embarazo en casos de violación o de riesgo para la salud de la mujer.

Con expresiones de cuartel, el documento “pro vida” arrancó señalando que “en nuestro país verdugos se disputan las vidas de nuestros niños y se adjudican el derecho de decidir quién puede vivir y quién puede morir”.

Y agregaron: “No podemos ocultar la alegría de ver un pueblo que resiste. Nos creyeron vencidos, nos creyeron callados, nos creyeron sumisos a la voluntad de corruptos y traidores que asolan a este bendito país, pero se encontraron con la familia argentina, que resiste y defiende a sus hijos. Que va a darlo todo en esta batalla, y que no dará el brazo a torcer, sea que se apruebe o rechace a esta nefasta ley”.

Luego aplaudieron al senador macrista Alfredo De Angeli que adelantó que se opondrá a la ley, y abuchearon a los peronistas Pedro Guastavino y Sigrid Kunath, que votarán a favor. “Han declarado la intención de votar a favor del genocidio del aborto”, dijeron al hacer referencia a sus posturas.

En esa dirección, expresaron su apoyo a De Angeli, y le exigieron a los senadores del PJ que “no voten a favor de esta ley, ya que no tienen legitimidad para votar contra lo que la provincia les demanda y contra los que nos corresponde por derecho natural que es la vida”.

Por último, afirmaron que durante el debate en comisión del Senado nacional, “quedó demostrado los negocios que hay detrás de la ley, negocios que vinculan a empresas multinacionales, extranjeras, con empresas locales y funcionario, como es el caso del ministro de Salud  de la Nación, Adolfo Rubinstein”.

Al finalizar, remarcaron los puntos de sus reclamos:  a Bordet y la ministra Velázquez, le exigieron la eliminación del Protocolo de aborto no punible; y a los senadores nacionales que rechacen de plano del proyecto  de aborto legal el próximo miércoles.

Varisco


El intendente de Paraná, Sergio Varisco, minimizó la impresión que causó su presencia en la marcha de hoy a Casa de Gobierno. “Estoy en contra del aborto”, dijo.

El jefe comunal llegó acompañado por la concejal Claudia Acevedo, y charló, brevemente, con Álvaro Miquere, uno de los integrantes de la agrupación Red de Familias Entrerrianas.

Una figura que estuvo ausente de la marcha fue la viceintendenta Josefina Etienot, de marcada postura antiaborto.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.