Superado el entredicho en el Concejo Deliberante de Paraná, y el intento de la viceintendenta, Josefina Etienot, de desplazar de la vicepresidencia del cuerpo a Emanuel Gainza, el intendente Sergio Varisco consiguió el apoyo de la mesa Paraná de Cambiemos ante cualquier intento de “fragmentación” en los cuerpos deliberativos.

Este domingo se reunió la mesa de conducción de Cambiemos de Paraná, que comprende la capital provincial y Paraná Campaña, en el marco de sus reuniones habituales. 
En las deliberaciones, se pasó revista a las situaciones nacional, provincial y municipales, de lo cual surgió que el espacio Cambiemos continúa teniendo la misma vigencia, en cuanto a postulados y objetivos, que los que se propusieron desde su gestación en 2015. En ese sentido, se rechazó cualquier fragmentación que se pudiera estar impulsando en ámbitos legislativos, tanto a nivel provincial como a nivel municipales. Entienden que esas divisiones no contribuyen a lo que la ciudadanía interpretó, especialmente desde el mandato otorgado y confianza depositada en el proceso iniciado en 2015.  
La mesa instó a la cohesión de todos los que conforman Cambiemos, para evitar la dispersión de esfuerzos, lo cual no ayuda al fortalecimiento de esos objetivos propuestos desde el inicio de las actuales gestiones en marcha.
Se puso énfasis en que la creación de interbloques, lejos de sumar, debilita el crecimiento que debe darse de Cambiemos y de los propios partidos que integran el espacio. En octubre pasado la ciudadanía ratificó la confianza en esa unidad y proyectos impulsados por Cambiemos, por lo cual nadie puede arrogarse la posibilidad de desvirtuarla. 
Como corolario, se sostuvo que trabajar en unidad en los distintos bloques es la forma más efectiva de responder a la solución de los problemas que afectan a la gente, que son más importantes que los problemas de la política y los políticos.