Una intervención en Plaza 1° de Mayo, frente a la Catedral, concluyó este martes por la noche del peor modo. Una mujer, vistiendo una campera de color naranja, con la leyenda de la Municipalidad de Paraná, irrumpió de modo violento en una convocatoria que se había hecho para realizar una pintada sobre el mandapeatón, con una consigna a favor de la sanción de la ley de interrupción voluntaria del embarazo.

“¿A ustedes les parece que está bien lo que están haciendo?”, vociferó. “Yo trabajo en la Municipalidad”, dijo, y de inmediato empezó a repartir puñetazos y a patear los tarros de pinturas que habían llevado las militantes para hacer la pintada. De nada sirvieron las palabras contemporizadoras y de invitación a que se retirara. Cada palabra la hundía más en la ira. “Tanquilizate”, le decían, pero los pedidos parecían vanos. En el incidente intervino, tarde, la Policía.

La Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito había convocado al denominado “Estudiantazo Federal” en Plaza 1° de Mayo, con la etiqueta #QueSeaLey, en clara referencia al tratamiento en el Congreso del proyecto de legalización del aborto. “Estudiantes y docentes por el derecho a decidir se suman a los martes verdes para reclamar educación sexual integral en las escuelas y aborto legal! Con intervenciones artísticas y micrófono abierto Paraná se suma al estudiantazo federal”, decía la convocatoria.

En el mandapeatón, frente a la Catedral se había pintado un pañuelo verde, pero los grupos antiaborto habían hecho de las suyas: pintaron sobre el pañuelo verde la silueta de un bebé. Este martes por la tarde la tarea fue repintar la imagen, y colocar una fecha clave: 8 de agosto, día del tratamiento en el recinto del Senado del texto que ya tiene media sanción de la Cámara de Diputados de la Nación.

“El nivel de violencia no se puede comprender”, evaluó Nadia Burgos, dirigente del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), que fue quien procuró pacificar a la iracunda mujer. “Es una muestra clara de impotencia. La reacción es proporcional a la fuerza que tiene está marea verde y que no sólo está decidida a conquistar la soberanía de nuestros cuerpos sino también al cambio social que impulsados. Conquistar una sociedad sin violencia”, señaló.

Aunque resaltó que la mujer no estaba sola en su intervención. “Lo que pasó estaba organizado. Cuando nos fuimos la mujer y como diez varones destruyeron la pintada que estábamos haciendo”, resaltó Burgos.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.